Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Viajeros miran las pantallas de información de vuelos en el aeropuerto de Fráncfort en el oeste de Alemania el 9 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Más de 110.000 pasajeros se veían afectados el lunes por una nueva jornada de huelga del personal de cabina de Lufthansa, que podría convertirse en la más larga de la historia de la aerolínea alemana.

Las negociaciones sobre el sistema de prejubilación y jubilación seguían estancadas. El sindicato UFO llevaba a cabo este lunes el tercer día de huelga, iniciada el viernes y que debe prolongarse hasta el próximo viernes 13.

El sindicato convocó una semana de huelgas con una tregua el domingo, para no perturbar viajes que ese día son en su mayoría "de carácter privado".

Lufthansa se vio obligada a anular 929 vuelos este lunes, después de más de 500 el sábado y 300 el viernes.

Unos 113.000 pasajeros se vieron afectados el lunes, según la compañía. El movimiento se ha extendido por primera vez al aeropuerto de Múnich. Como en los días precedentes, Fráncfort, donde está el aeropuerto central de la compañía, se veía afectado, igual que Düsseldorf(oeste).

Las filiales de Lufthansa (Germanwings, Eurowings, Lufthansa CityLine, SWISS, Austrian Airlines, Air Dolomiti y Brussels Airlines) no están afectadas por el paro.

Lufthansa, cuya dirección debía reunirse este lunes para estudiar "las consecuencias de esta huelga (...) sin precedentes en la historia", afirmó en un comunicado estar "dispuesta a reanudar las negociaciones en cualquier momento".

Lufthansa se ha visto confrontada en los últimos años a una larga serie de conflictos sociales. Unos 5.400 pilotos pararon sus actividades en trece ocasiones entre abril de 2014 y septiembre de 2015, provocando miles de anulaciones de vuelos.

AFP