Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mujeres y niños rescatados por los soldados nigerianos de la mano de militantes del grupo Boko Haram reciben tratamiento en Yola el 5 de mayo de 2015

(afp_tickers)

Más de 30 personas murieron el martes al estallar una bomba en la ciudad de Yola, al noreste de Nigeria, días después de la visita al lugar del presidente Muhammadu Buhari para anunciar que el fin del grupo yihadista Boko Haram está cerca.

La explosión tuvo lugar en el área de Jambutu, en la capital del estado de Adamawa, donde el grupo es muy activo.

"Por el momento hemos registrado 32 muertos y unos 80 heridos" explicó Sa'ad Bello, coordinador en Yola de la Agencia nacional de urgencias (Nema).

La Cruz Roja y la policía estatal dieron un balance de 31 muertos y 72 heridos.

El pasado viernes, el presidente nigeriano visitó la ciudad para condecorar a soldados y para visitar un campo de refugiados tras seis años de violencia que ha dejado al menos 17.000 muertos.

El lugar que sufrió el atentado alberga entre otros un mercado, un restaurante y una mezquita, informó Aliyu Maikano, un responsable de la Cruz Roja.

Este atentado es el primero en lo que va de mes en Nigeria, una demostración de que la estrategia del ejército de cortar las fuentes de financiación de la organización está dando sus resultados.

La insurrección de Boko Haram ha causado al menos 17.000 muertos desde 2009. La violencia ha desplazado a 2,6 millones de personas, entre ellas 2,2 millones de nigerianos, según cifras de la ONU.

AFP