Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, en rueda de prensa en Washington, el 13 de julio de 2017

(afp_tickers)

Estados Unidos anunció este jueves cargos contra más de 400 personas, muchas de ellas médicos y enfermeras, por estafas al sistema de seguros de salud que alcanzan a los 1.300 millones de dólares.

En la mira de esta investigación están los centros de desintoxicación de drogas, acusados de haber estafado a los seguros de salud, así como a personas sospechosas de revender opiáceos y hacer que se los reembolsen.

"Se trata de la mayor operación para desarticular un fraude a seguros médicos en la historia de Estados Unidos", dijo el fiscal general Jeff Sessions en una conferencia de prensa.

No menos de 56 médicos cayeron en esta redada y 295 profesionales de la salud están bajo procedimientos de destitución o de ser apartados del sistema de salud federal, precisó.

Este anuncio llega en un momento en que Estados Unidos enfrenta una severa crisis relacionada con la dependencia de muchos de sus ciudadanos a los opiáceos, un tipo de estupefaciente que incluye a medicamentos analgésicos que se entregan bajo receta y heroína, a menudo mezclada con sustancias sintéticas.

"Un estadounidense muere por sobredosis cada once minutos y más de dos millones están atrapados por su adicción a los analgésicos entregados contra receta", subrayó Sessions.

Citó el ejemplo de un grupo de individuos en Michigan, incluyendo a seis médicos, que están acusados de recetar opiáceos a pacientes que no los necesitan, parte de los cuales luego son revendidos en las calles.

AFP