Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Donald Trump habla durante un acto político el pasado 3 de diciembre en Washington

(afp_tickers)

Más de 60.000 personas habían firmado este miércoles un manifiesto para prohibir la entrada del político estadounidense Donald Trump al Reino Unido por incitar al odio, en respuesta a su propuesta de cerrar EEUU a los musulmanes.

Trump, que busca ser el candidato republicano en las elecciones presidenciales de 2016, y es de momento el favorito, es hijo de una escocesa y tiene dos campos de golf en esta región del norte.

"El Reino Unido ha prohibido la entrada a muchos individuos por incitación al odio", constata el manifiesto dirigido al Parlamento británico (https://petition.parliament.uk/petitions/114003).

"Si el Reino Unido va a seguir aplicando el criterio de 'conducta inaceptable' a los que quieren entrar en el país, debe aplicarse justamente tanto a los ricos como a los pobres, a débiles y a los poderosos", concluye el manifiesto titulado 'Prohíban la entrada de Donald Trump en el Reino Unido'.

El manifiesto superó las 10.000 firmas, la cifra necesaria para que el Gobierno tenga que responder a él. Si alcanza las 100.000, y es probable que ocurra este mismo miércoles, el Parlamento tendrá que debatir la propuesta.

El lugar de donde recibió más firmas es Escocia, según un mapa que permite consultar su procedencia.

Paralelamente a este manifiesto, circula otro pidiendo a la Universidad Robert Gordon de Aberdeen (Escocia) que retire el doctorado honorario que le concedió en 2010.

El político justificó su propuesta poniendo como ejemplo la matanza de París -130 muertos en varios atentados simultáneos el 13 de noviembre- y la situación en Londres.

"París ya no es lo que era. Hay partes de París que están radicalizadas, a las que la policía rechaza ir (...) Hay lugares en Londres y otros sitios donde la policía teme por su vida", afirmó.

Estas declaraciones, y su plan de impedir la entrada de musulmanes, merecieron la repulsa de dirigentes británicos e incluso de la escritora J.K.Rowling. "Que horrible. Voldemort no era tan malo", dijo Rowling, aludiendo al malvado de su saga sobre el niño-mago Harry Potter.

El primer ministro británico, David Cameron, está "en total desacuerdo" con la propuesta, que cree "divisiva y que no ayuda", dijo su portavoz. El alcalde de Londres, Boris Johnson, respondió: "La única razón por la que no iría a algunas partes de Nueva York es el peligro real de encontrarme a Donald Trump".

Trump defendió "un cierre total y completo" de las fronteras a los musulmanes, comentando el atentado de San Bernardino (California), en que una pareja de esta confesión mató a 14 personas antes de ser abatida por la policía.

AFP