AFP internacional

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante un acto en Estambul el 28 de abril de 2017

(afp_tickers)

El gobierno turco lanzó este sábado una nueva purga política y despidió a casi 4.000 funcionarios, además de prohibir los programas de citas en televisión, muy populares en el país, y el acceso internet a Wikipedia.

Un total de 3.974 trabajadores públicos fueron destituidos, incluyendo 1.000 empleados del ministerio de Justicia y más de 1.000 personas que trabajaban para el ejército, según un decreto de urgencia, que detalla los nombres de los despedidos.

Turquía se halla bajo estado de emergencia desde el fracaso de un golpe de Estado hace nueve meses, atribuido por el régimen a los simpatizantes de un predicador exiliado en Estados Unidos, Fethullah Güllen, cuyo movimiento tenía gran influencia en numerosos sectores del país.

Entre los despedidos también hay más de 100 pilotos del Ejército del Aire, y casi 500 profesores y académicos que trabajan en instituciones públicas.

Hace tres días, el Gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan también anunció la detención de otras 1.000 personas y la suspensión de más de 9.100 policías.

Güllen asegura desde su refugio en Estados Unidos que su movimiento, una especie de cofradía religiosa, no tiene nada que ver con el intento de golpe.

Paralelamente, otro decreto anunció que como parte del estado de emergencia, los programas donde la gente, en su mayoría jóvenes, acuden para buscar amistades o relaciones amorosas, no pueden seguir siendo difundidos.

"En los servicios de radio y televisión, dichos programas en los cuales la gente se presenta para buscar amistades (...) no pueden ser permitidos" explicó el decreto oficial.

El viceprimer ministro Numan Kurtulmus ya anunció en marzo que el Gobierno preparaba esa prohibición por motivos morales.

"Hay algunos programas raros que dañan la institución de la familia y le arrebatan su nobleza y santidad" explicó Kurtulmus.

El presidente Erdogan consiguió el pasado 16 de abril, mediante un polémico referéndum, ampliar de forma sustancial sus poderes.

La autoridad turca de tecnologías de la información y comunicación (BTK) anunció también que el acceso a la enciclopedia virtual Wikipedia.org quedaba prohibido hasta nueva orden.

Según medios de comunicación turcos, Wikipedia es acusada de mantener contenidos que promueven el terror y que acusan a Turquía de prestar apoyo a varios grupos terroristas.

El fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, respondió en Twitter: "El acceso a la información es un derecho humano fundamental. Siempre estaré a tu lado, pueblo turco, para luchar por ese derecho".

Los residentes en Estambul no podían acceder a ninguna página de Wikipedia, en ningún idioma, sin conectarse previamente a una red privada virtual (VPN), constató un corresponsal de la AFP.

La extensión de poderes del presidente suscita críticas de la oposición, que teme que Turquía derive hacia un régimen autoritario.

AFP

 AFP internacional