Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos manifestantes llaman a liberar al disidente chino enfermo de cáncer Liu Xiaobo el 1 de julio de 2017 fuera de la Embajada de China en Londres

(afp_tickers)

Médicos de Alemania y Estados Unidos visitarán este fin de semana al disidente chino Liu Xiaobo, enfermo de cáncer, informaron a la AFP fuentes cercanas, en un momento en que su estado de salud se deteriora.

Tres fuentes indicaron que al menos dos doctores visitarán al militante prodemocracia, de 61 años, tras una invitación del hospital en el que está actualmente ingresado, en Shenyang (noreste de China).

Liu Xiaobo fue condenado en 2009 a 11 años de reclusión por "subversión", tras haber pedido reformas democráticas. Coescribió un manifiesto, la Carta 08, en el que pedía, entre otras cosas, elecciones libres.

Se le concedió el premio Nobel de la Paz en 2010.

El disidente fue puesto en libertad condicional después de que se le diagnosticara, en mayo, un cáncer de hígado en fase terminal.

Las fuentes a las que se dirigió la AFP no dieron más detalles sobre la visita de esos médicos. Y las embajadas de Estados Unidos y Alemania rechazaron confirmar la información.

"Sabemos que el hospital chino en el que es tratado Liu invitó a expertos médicos estadounidenses y alemanes a China para consultas", indicó a la AFP la portavoz de la embajada norteamericana, Mary Beth Polley.

"Hemos solicitado que China conceda a estos médicos un acceso sin trabas a Liu", subrayó.

Desde la hospitalización de Liu Xiaobo, varios países occidentales presionan a Pekín para que autorice al disidente a salir al extranjero.

Varios amigos del premio Nobel consideran que está cerca de la muerte después de que el Hospital Universitario Médico Nº1 de Shenyang anunciara el jueves que la función hepática de su hígado "se deteriora".

Varias ONG y allegados de Lui reprocharon a Pekín que esperaron a que su estado de salud empeorara antes de permitirle salir de prisión. Pero las autoridades afirman que es tratado por oncólogos reputados.

El hospital anunció esta semana que los médicos dejaron de darle a Liu un anticancerígeno y de tratarlo con medicina tradicional china para evitar dañar más su hígado.

Según una carta manuscrita del cuñado de Liu, publicada el viernes en la página web del establecimiento, su tratamiento no se detuvo, sino que fue "ajustado dada la gravedad de la enfermedad y el desarrollo del tumor".

AFP