Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logo del fabricante Ford en el salón de la electrónica Consumer Electronics (CES) de Las Vegas, el 5 de enero de 2017

(afp_tickers)

El gobierno de México rechazó este viernes el uso del "miedo" para influir en las decisiones de inversión de las empresas, un mensaje que parece referirse a las amenazas de Donald Trump contra fabricantes de automotores con filiales en México.

En un breve comunicado, en el que no se menciona a Trump, presidente electo de Estados Unidos, la Secretaría de Economía de México reafirma su "compromiso con las empresas globales (...) a fin de garantizar la certidumbre de tales inversiones" en México.

México "rechaza categóricamente cualquier intento de influir en las decisiones de inversión de las empresas con base en el miedo o la amenaza", subraya.

Desde su campaña, Trump criticó a la estadounidense Ford por descentralizar algunas de sus fábricas en México, argumentando que le arrebataba empleos a sus connacionales.

En su discurso electoral, el magnate amenazó con imponer altos aranceles a las importaciones provenientes de México, como medida proteccionista.

Esta semana, el fabricante Ford anunció por sorpresa la cancelación de una nueva planta en México por valor 1.600 millones de dólares.

El martes, Trump lanzó una amenaza similar a General Motors, y el jueves fue el turno de la japonesa Toyota.

Tokio salió a la carga este viernes argumentando que la industria automotriz japonesa es "una contribución importante" para la economía estadounidense.

México es el cuarto exportador de vehículos ligeros en el mundo y el séptimo productor mundial de automotores, según cifras de la industria.

El país forma parte del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), junto a Estados Unidos y Canadá, un acuerdo que Trump quiere renegociar y amenaza con retirarse de él si no consigue mejores condiciones para su país.

Invertir en México, Estados Unidos y Canadá "no implica afectaciones en disminución de la producción o pérdida de empleos para ninguno de los países participantes" del TLCAN, estimó el gobierno mexicano.

AFP