Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Economía de México, Ildefonso Guajardo (I) y el secretario de Comercio estadounidense Wilbur Ross, luego de una conferencia de prensa conjunta celebrada el 6 de junio de 2017 en Washington

(afp_tickers)

Competitividad, inclusión, modernización y certidumbre serán las líneas maestras que México trazará para la renegociación del TLCAN, junto con Estados Unidos y Canadá, dijo este miércoles el ministro de Economía.

La primera ronda para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994, tendrá lugar en Washington del 16 al 20 de agosto, poniendo fin a un largo periodo de especulación e incertidumbre, atizado por duras críticas al acuerdo por parte del presidente estadounidense Donald Trump.

Las llamadas "Prioridades de México", agrupadas en cuatro ejes temáticos, buscan fortalecer la posición del país en la economía global, extender los beneficios del libre comercio en la sociedad mexicana y reposicionar a América del Norte como una de las regiones más competitivas, según un comunicado de Economía.

Es "un documento esencial", afirmó el ministro Ildefonso Guajardo en conferencia de prensa.

"Hay incentivos alineados para que podamos conducir una negociación muy clara, con objetivos precisos, y hay elementos que nos permiten ver caminos, ya caminados, que nos pueden llevar a soluciones en muchos de los temas que son importantes para la modernización" del TLCAN, agregó el funcionario.

- Cuatro ejes -

El primer eje apunta a fortalecer la competitividad en América del Norte, agilizando el acceso de bienes, servicios y personas; mientras que el segundo punto busca avanzar a un comercio "inclusivo y responsable" en materia laboral, de medio ambiente y género.

El tercero se enfoca en aprovechar "las oportunidades de la economía del siglo XXI", principalmente en materia energética y de tecnologías de información y comunicación.

El cuarto eje busca "promover la certidumbre del comercio y las inversiones" en América del Norte, destacando "el papel crucial" de los mecanismos de solución de controversias entre los socios del TLCAN.

Para el economista Raymundo Tenorio, los objetivos planteados por México "están en la dirección correcta", pero resultan "abstractos" en temas clave para el país como el de las llamadas reglas de origen, que dan preferencias arancelarias a los bienes según la cantidad de insumos fabricados en la región.

"Eso atrae la inversión tanto de inversionistas de los países miembros como de inversionistas no miembros", subrayó el analista y académico del TEC de Monterrey.

Instó además a no "tener temor" de abordar temas sensibles como el laboral, el de energía y de combate a la corrupción.

- Tiempo político en contra -

Guajardo presentó también a los responsables del equipo mexicano, conformado por el jefe de negociación técnica Kenneth Smith; el jefe de negociación adjunto, Salvador Behar, y el subsecretario de Comercio Exterior, Juan Carlos Baker, quien será responsable de coordinar el proceso.

"Los tres tienen más de 20 años de ser servidores públicos en esta secretaría, los tres han tenido responsabilidades en nuestra oficina de Washington", destacó el ministro.

Al respecto, Tenorio reconoció la experiencia de los negociadores designados y la importancia de no ceder "a la presión de los tiempos políticos" para lograr un resultado favorable.

En 2018, México celebrará elecciones presidenciales y parlamentarias, mientras que en Estados Unidos se elegirán a nuevos legisladores, un factor crítico para la renegociación ya que el resultado de los comicios podría afectar tanto el proceso como la aprobación final de eventuales acuerdos.

Está previsto que hasta fin de año se realicen entre 7 y 9 rondas de negociación alternadas entre los tres países, en un calendario a definirse durante el primer encuentro en Washington adonde viajarán unos 40 funcionarios mexicanos, dijo Guajardo.

El TLCAN es vital para la economía mexicana, pues le permite vender a Estados Unidos y Canadá, libre de aranceles, una vasta gama de productos, principalmente manufactureros y agrícolas.

Sin embargo, desde su campaña, marcada por un discurso antimexicano, Trump advirtió que renegociaría o se retiraría del tratado.

Un 80% de las exportaciones mexicanas tienen como destino Estados Unidos.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP