Navigation

México suspende importación de productos avícolas brasileños por alerta sanitaria

Trabajadores en una planta de procesamiento de pollo en Lapa (Brasil), el 21 de marzo de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 21 marzo 2017 - 21:27
(AFP)

México suspendió desde el domingo la importación de productos avícolas de Brasil ante la crisis sanitaria del país sudamericano por la adulteración de carne de res, informó el martes la autoridad de sanidad mexicana en un comunicado.

El gobierno mexicano decidió restringir de manera precautoria la introducción de estos productos al país, "hasta que la autoridad sanitaria brasileña ofrezca evidencias científicas y garantías de sanidad, calidad e inocuidad", dijo el estatal Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria.

La autoridad aclaró que México no importa de Brasil productos cárnicos de bovino ni de cerdo, solo productos avícolas como carne refrigerada, congelada y deshidratada de pollo y pavo, huevo fértil y aves.

Las compras de carne de pollo de México a Brasil en 2016 sumaron 99,9 millones de dólares.

El gobierno mexicano solicitó también a las autoridades brasileñas un informe sobre las medidas que están aplicando para evitar que plantas avícolas que exportan a México envíen productos afectados.

México se suma así a China, Chile y Hong Kong, que suspendieron el acceso a la carne brasileña tras revelarse sospechas de cortes adulterados para consumo humano en 21 frigoríficos.

Brasil advirtió el lunes que podría tomar represalias si Chile cierra completamente su mercado a la carne brasileña.

Corea del Sur también había suspendido la distribución de pollos brasileños, pero levantó la medida en las primeras horas del martes.

La Unión Europea pidió a Brasil que "elimine de inmediato a los establecimientos implicados".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.