Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Bailarines actuando delante de una pantalla gigante que muestra al fallecido líder norcoreano Kim Il-Sung en Pyongyang, el 11 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Corea del Norte coronó el domingo por la noche los festejos del 70º aniversario de su partido único con un gran espectáculo en Pyongyang, en el que, en un escenario, aviones estadounidenses 'bombardearon' a niños en pleno juego.

Música, danza, fuegos artificiales. Durante varias horas, las escenas se sucedieron encima del escenario instalado sobre del río Taedong para cantar la gloria del Partido de los Trabajadores de Corea, bajo la atenta mirada del jefe de Estado, Kim Yong-Nam, cuya función es básicamente honorífica. Una narración cronológica explicaba los principales hechos norcoreanos, desde la resistencia a la ocupación japonesa hasta la reconstrucción del país, pasando por la Guerra de Corea.

Más allá del partido único de inspiración marxista-leninista, los espectadores sentados a orillas del río aplaudieron profusamente a los dirigentes sucesivos del régimen cuando su imagen aparecía en las pantallas gigantes.

El espectáculo se programó inicialmente el sábado por la noche, como broche final al principal acontecimiento de este aniversario: el gran desfile militar organizado en Pyongyang, pero las lluvias torrenciales obligaron a los organizadores a aplazarlo 24 horas.

El maratoniano espectáculo comenzó el domingo por la noche a las 21H00 (12H30 GMT). Dos horas después, un imponente castillo de fuegos artificiales marcó el entreacto, que muchos espectadores congelados de frío aprovecharon para marcharse.

No obstante, el público siguió siendo numeroso, especialmente entre la generación que creció con los viejos cantos partisanos. Algunas canciones fueron interpretadas por sus artistas originales, en muchos casos mayores de 60 años o incluso más.

Los cantos se alternaron con escenas alegóricas de combatientes y obreros, antes de la aparición sobre el escenario de un grupo de escolares de primaria que jugaban a cazar mariposas. Progresivamente, un escuadrón de bombarderos estadounidenses sustituyó a los campos de flores en las pantallas gigantes, lanzando su mortal carga contra los niños.

AFP