Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Elvis Gonzales, un indigena quechua prepara la tierra para la siembra de trigo en Ucureña, a 50 Km. de Cochabamba, el 01 de agosto de 2006. El presidente Evo Morales presentará allí la campaña denominada "Revolución del Agro" el 02 de agosto, en la que entregará 50 tractores y titulos de tierra en celebración del primer reparto de tierras a los indígenas de 1953. AFP PHOTO / AIZAR RALDES ... ...

(afp_tickers)

Los precios del maíz y la soja bajaron esta semana en Chicago debido a los efectos negativos del fortalecimiento del dólar, que se hace sentir en las exportaciones estadounidenses, mientras que el trigo resistió ante las preocupaciones climáticas internacionales.

"El maíz y la soja están en una situación parecida", resumió Bill Nelson, de Doane Advisory Services.

"En primer lugar, el dólar se fortalece, lo que genera efectos negativos en las exportaciones".

Las cifras semanales de exportaciones, publicadas el jueves por el departamento de Agricultura (USDA), fueron decepcionantes para la soja y poco optimistas para el maíz.

La fortaleza del dólar, que se acentúa desde fines de octubre, es considerada la responsable en gran parte de estas malas cifras, destacó Nelson.

"Al final de la semana, las excelentes cifras sobre empleo hicieron subir más el dólar, y eso acrecentó el pesimismo sobre el tema" y por lo tanto afectó a los precios, añadió.

Por otro lado, los inversores no han encontrado apoyo del lado de la oferta, en momentos en que las especulaciones crecen previo a la publicación el martes de un importante informe mensual del USDA sobre el equilibrio del mercado.

En el plano internacional, "el tiempo mejora en Brasil" en pleno periodo de siembra, dijo Dewey Strickler, de Ag Watch Market Advisors. "Hace algunas semanas los inversores estaban preocupados por el tiempo seco, pero las precipitaciones están volviendo a lo normal".

"A menos que haya un problema en las cosechas en América del Sur o que las exportaciones se aceleren de manera consecuente", los inversores corren el riesgo de seguir bajando sus posiciones respecto al maíz, previno.

"Ahora que el clima es considerado favorable a las cosechas en Brasil, y que en Estados Unidos esperamos un alza de la producción y una baja de las exportaciones, el mercado conserva su tendencia a la baja", dijeron los expertos de la casa de corretaje de Allendale.

Respecto a los otros productos, el mercado de trigo, en ligera baja esta semana, se benefició de una situación un poco diferente, marcada por las persistentes preocupaciones sobre el clima en diferentes regiones del mundo.

Finalmente, al igual que para el maíz y la soja, "el principal peso para el mercado del trigo son las exportaciones mediocres a causa del fortalecimiento del dólar", concluyó Strickler.

El bushel de maíz (unos 25 kg) para entrega en diciembre, el contrato más activo, costaba 3,7300 dólares, contra 3,8225 dólares a fines de la semana pasada (-2,42%).

El bushel de trigo para diciembre, también el más activo, valía 5,2325 dólares contra 5,2200 dólares la semana pasada (+0,24%).

El bushel de soja para entrega en enero, también el más intercambiado, costaba 8,6725 dólares, contra 8,8575 el viernes pasado (-2,09%).

La libra de algodón para entrega en diciembre, el contrato más activo en el Intercontinental Exchange (ICE), cerró su sesión el viernes a 61,66 centavos, contra 63,32 al cierre del 30 de octubre.

AFP