Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su ministra de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra, en una cumbre del Mercosur, en Luque (Paraguay), el 21 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Los 20 días de Mauricio Macri en la presidencia revelan una Argentina fraccionada. Una mitad muestra una expectativa esperanzada y la otra contempla con desasosiego el giro en políticas económicas y sociales tras 12 años de kirchnerismo.

Los argentinos están despidiendo el año 2015 con poco ambiente navideño, rico en debates políticos e incesantes llamadas a marchas contra el ajuste económico de Macri.

Aunque se respira la polarización en la calle, algunos analistas sostienen que Argentina no está dividida en dos, sino fraccionada en tres partes. "Hay dos tercios que votaron convencidos a cada candidato del balotaje y un tercio que optó tácticamente por alguno de los dos, sin que ninguno fuera su primera preferencia", explicó a la AFP Gabriel Puricelli, vicedirector del Laboratorio de Políticas Públicas.

Macri venció al peronista Daniel Scioli, aliado de la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015)

En dos semanas, hubo cambios contundentes. Se levantó un control cambiario que trajo consigo una depreciación del peso en casi un 30%. Se eliminaron y rebajaron impuestos al poderoso sector agroindustrial. La inflación se disparó.

Fueron intervenidos organismos claves contra los monopolios de medios y la oposición llamó a las primeras marchas de protesta.

La batalla llegó incluso a la cuenta de la sede de Gobierno en Twitter, @CasaRosada, que Kirchner conservó como parte de su legado y el de su esposo fallecido, el expresidente Néstor Kirchner (2003-2007). Macri tuvo que estrenar otra cuenta original.

"Las primeras dos semanas de gestión de Macri muestran avances e interrogantes", opinó el politólogo Rosendo Fraga, para quien el retroceso fue designar por decreto dos jueces para la Corte Suprema de Justicia. La medida está en suspenso.

Fraga advirtió a la AFP de que el mayor desafío a corto plazo es "contener la inflación para evitar que la devaluación se traspase a los precios". La carne, por ejemplo, está un 50% más cara.

- Decretazos -

Se viven aún días de gracia pese a las polémicas, se desprende de los sondeos. "La evaluación positiva de la gestión de Macri alcanza el 62,5%, mientras que la negativa llega solamente al 8,5%", según una encuesta de la consultora Opinión Pública, de Enrique Zuleta Puceiro. La buena actuación sube al 76,3% de apoyo "más allá de la opinión acerca de Macri y de su desempeño", señaló el diario El Cronista.

En el plano internacional, el nuevo Gobierno anunció que empezarán a negociar con los "fondos buitres" en la segunda semana de enero para poner fin al litigio por su deuda en 'default' impagada.

Ese paso fue tan celebrado por empresarios como el divorcio que firmó Macri con el Gobierno de Venezuela, al defender a los presos políticos del Gobierno bolivariano, después de que Néstor Kirchner y su esposa, Cristina, apoyaron sin fisuras al Gobierno de Hugo Chávez y luego al de Nicolás Maduro.

Pero la piedra en el zapato fue el decreto que lanzó Macri la primera semana en el poder para designar dos jueces afines en la Corte Suprema de Justicia, sin pasar por el debido proceso en el Congreso, controlado por la oposición kirchnerista. Hasta algunos macristas lo criticaron. Se puso así en alerta a los opositores que ven acciones antidemocráticas del primer Gobierno de la derecha argentina que asume sin golpe militar.

Pero la controversia no amilanó a Macri. El ministro de Justicia, Germán Garavano, adelantó que sacarán "muchas" medidas a través de Decretos. "No tenemos (mayoría en el) Congreso y hay decisiones urgentes", argumentó Garavano.

El politólogo Javier Tejerizo consideró que "no hay un interés en negociar con el Congreso". No se convocó a sesiones extraordinarias.

Otra acción fue intervenir el órgano regulador Audiovisual y echar por decreto a las autoridades kirchneristas con mandato hasta 2017. "Muestran despreocupación por valores republicanos", apuntó Tejerizo.

- Catársis -

En las antípodas, un electorado aún llora la derrota kirchnerista, pero sigue activo en las redes sociales, en marchas gremiales y mitines en parques. Una multitud se juntó en un parque de la capital previo a la Navidad, para escuchar al exministro de economía Axel Kicillof. Los panelistas de '678' un popular programa kirchnerista de televisión fueron ovacionados como héroes en una charla al aire libre.

Otra controversia genera un protocolo de seguridad para cortes de ruta, forma de protesta común en Argentina y que genera rechazo entre buena parte de la población. Unos obreros que reclamaban salarios adeudados fueron desalojados con balas de goma y gases lacrimógenos.

"A pesar de las decisiones duras, todo indica que Macri cuenta por el momento con una buena voluntad transversal muy amplia", opinó Purecelli.

AFP