Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri (C-I), y el rey Felipe VI de España (C-D), en el Palacio Real de Madrid, el 22 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, celebró este miércoles la jornada inicial de su primera visita oficial a España, dejando atrás los roces del pasado y tentando a la inversión española, en su búsqueda de recursos para impulsar la economía de su país.

La visita de Estado de cuatro días, de marcado acento comercial, pretende sellar la reconciliación bilateral, después de los choques que se produjeron durante el gobierno de su antecesora, Cristina Kirchner, que nacionalizó en 2012 la petrolera YPF, entonces propiedad de la española Repsol.

Pero Macri persigue sobre todo seducir a las firmas de España, desplazada en la última década por Estados Unidos como principal inversor en Argentina.

"Espero que con la estabilidad macroeconómica y con reglas de juego claras", las 300 empresas españolas en Argentina "redoblen su entusiasmo por acompañarnos en el desarrollo y contagien a otras empresas, especialmente a las pequeñas y medianas, a que vengan", dijo Macri durante una cena de gala ofrecida en su honor por los reyes Felipe VI y Letizia.

Llegado al poder en diciembre de 2015 con la promesa de un giro liberal tras el proteccionismo de la etapa kirchnerista (2003-2015), Macri está ávido de inversiones: la economía de su país sigue en recesión, con una inflación de más del 40% y una tasa de desempleo de casi el 10%.

El rey reconoció "los esfuerzos" de Macri para iniciar un "proceso de transformación" que siente las bases del crecimiento en Argentina, al defender "el libre comercio como elemento dinamizador fundamental".

Saludando "la revitalización" de los contactos instituciones bilaterales, dijo que espera visitar Argentina pronto, ante la invitación de Macri.

Al invertir, España puede colaborar con el objetivo de Buenos Aires de "crecer y crear empleo de calidad y así reducir la pobreza", señaló Macri la mañana del miércoles en un discurso ante el pleno del Congreso de los Diputados. El mandatario llegó a Madrid acompañado de 200 empresarios y varios ministros.

- Inversión en caída -

La visita de Macri también tiene como telón de fondo la llegada al poder del estadounidense Donald Trump, que defiende ideas proteccionistas.

En este mundo "complejo, convulso, con tendencia al proteccionismo", Argentina es una "oportunidad natural" para las empresas españolas, defendió la canciller argentina, Susana Malcorra, quien acompaña a Macri.

La inversión española se desplomó en los últimos años: pasó de 23.413 millones de dólares en 2010 a 13.145 en 2015, según un informe divulgado por el Gobierno argentino.

Macri fue recibido con honores en el Congreso por el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, antes de ofrecer un discurso muy aplaudido, salvo por la bancada de la coalición de izquierda radical Unidos Podemos.

Su portavoz parlamentaria, Irene Montero, vistió una camiseta exigiendo la liberación de la activista argentina Milagro Sala, cuya polémica detención repudiaron organismos de derechos humanos, y escribió en Twitter: "Un presidente off-shore, amigo de las amnistías fiscales. (...) Macri no es de los nuestros".

Todo lo contrario al gobierno de Rajoy, que ha respaldado a Macri.

"Vamos a tratar de apoyar a Argentina en su lucha por participar en la cooperación internacional", aseguró el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, quien valoró el nuevo rumbo de Argentina, "que no tiene nada que ver con el populismo, o que no tiene nada que ver con el proteccionismo".

- Agenda ocupada -

Queda por ver si la visita se traduce en negocios concretos. Esfuerzos no bastarán: Macri desayunará el jueves con jefes de grandes empresas españolas y el viernes participará en un foro sobre inversión en su país.

Además, la patronal española CEOE albergará un encuentro empresarial binacional.

Macri cumplió con la parte más institucional de la visita este miércoles, cuando almorzó y cenó con el rey y recibió las llaves de la ciudad de manos de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

El jueves inaugurará la feria de arte ARCO, se reunirá con Rajoy y sostendrá un coloquio con el escritor hispanoperuano Mario Vargas Llosa.

Además de participar en el foro sobre inversión, el viernes recibirá el premio Nueva Economía Fórum 2017 y homenajeará a deportistas argentinos radicados en España.

Y el sábado pondrá fin a la visita, no sin antes ver al expresidente del gobierno español José María Aznar, de quien es cercano.

AFP