Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El dimisionario ministro de Justicia francés, François Bayrou (i), y el primer ministro, Edouard Philippe, se marchan tras una reunión del gabinete en el Palacio del Elíseo, en París, el 14 de junio de 2017

(afp_tickers)

El presidente francés, Emmanuel Macron, nombró este miércoles un nuevo Gobierno tras la dimisión de cuatro ministros en tres días, entre ellos el de Justicia, François Bayrou, un aliado clave, a causa de investigaciones judiciales.

Desde su victoria el domingo en las elecciones legislativas, que le brindaron una clara mayoría, Macron preparaba este nuevo Ejecutivo, que conformó sin apelar prácticamente a ningún peso pesado de la política francesa.

Dirigido por el primer ministro Edouard Philippe, que se mantiene en el cargo, el gabinete ministerial está integrado por Nicole Belloubet como nueva ministra de Justicia.

Los socialistas Jean-Yves Le Drian y Gerard Collomb se mantienen respectivamente en las carteras de Exteriores e Interior. El conservador Bruno Le Maire sigue como ministro de Economía.

La inesperada renuncia de la ministra de Defensa, Sylvie Goulard, el martes, implicada en un caso de presuntos empleos ficticios en el Parlamento Europeo, desencadenó las demás dimisiones, estimaron los medios de prensa.

Goulard fue reemplazada este miércoles por Florence Parly, ex alta funcionaria, y Nathalie Loiseau, directora de la escuela de la élite burocrática francesa, la ENA, asumió el cargo de Asuntos Europeos en lugar de Marielle de Sarnez, que también había dimitido.

- Caso incómodo -

La investigación judicial abierta el 9 de junio intenta determinar si el partido centrista MoDem, aliado de Macron, dio trabajo a colaboradores en Francia, pagándoles con dinero del Parlamento Europeo.

El caso es especialmente incómodo para Bayrou, el encargado de elaborar una ley para la moralización de la vida pública, uno de los objetivos prioritarios del nuevo presidente.

La marcha de Bayrou es "una elección personal" que "simplifica la situación", consideró el portavoz del Gobierno, Christophe Castaner, que explicó que el ministro de Justicia deseaba "defenderse" en el caso de los asistentes parlamentarios del MoDem.

Bayrou aseguró que seguirá apoyando al Gobierno de Macron, que goza de una amplia mayoría en el Parlamento.

El político dijo en rueda de prensa que, aunque él no está directamente mencionado en la investigación judicial, era "el verdadero objetivo", para desacreditar su trabajo de ministro.

Su colega de partido y ahora exministra Marielle de Sarnez presiderá el grupo Modem en la Asamblea Nacional. Tanto Bayrou como Marielle de Sarnez podrían comparecer ante la justicia en el marco de la investigación sobre los presuntos empleos ficticios.

Otro ministro, Richard Ferrand, un exsocialista elegido diputado del movimiento presidencial La República en Marcha, también dimitió tras haberse resistido a hacerlo durante semanas.

Ferrand, que acompañó a Macron en su conquista del poder, es objeto de una investigación preliminar por sospechas de que favoreció a su mujer en una operación inmobiliaria.

Para sustituir a Ferrand, que era ministro de Cohesión Territorial, Macron nombró a Jacques Mézard, que ejercía de ministro de Agricultura, quien a su vez fue sustuido por ex diputado socialista Stephane Travert.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP