Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, abandona el Parlament, en Barcelona, el 7 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

Las autoridades políticas y judiciales de España endurecieron este viernes el tono contra responsables catalanes, entre ellos directores de medios de comunicación, mandos policiales y alcaldes, para disuadirlos de participar en la organización del referendo de autodeterminación del 1 de octubre.

"Los que participen en un referéndum ilegal, lo saben, ahora no hay ninguna duda, (...) y todo el mundo tiene que aceptar las consecuencias de lo que hace", subrayó en rueda de prensa el portavoz el gobierno central, Íñigo Méndez de Vigo.

Al admitir el jueves cuatro recursos del gobierno español contra la consulta, lo que automáticamente la dejó suspendida cautelarmente, el Tribunal Constitucional lanzó una advertencia a más de un millar de altos funcionarios catalanes, sobre todo a los 948 alcaldes, quienes deben decidir si abren sus locales para permitir la votación.

"En Cataluña no va a tener lugar ningún tipo de referéndum de autodeterminación", reiteró la ministra española de Defensa, María Dolores de Cospedal.

El Constitucional llamó a acatar su decisión so pena de "las eventuales responsabilidades, incluida la penal".

Además de los alcaldes, la máxima instancia española en materia constitucional pidió a abstenerse de promover "acuerdo o actuación alguna que permita" el referéndum a la integralidad del gobierno catalán, empezando por su presidente Carles Puigdemont, y directores de la televisión y la radio públicas de Cataluña, entre otros altos cargos.

También incluyó al comisario jefe de la policía catalana, Josep Lluis Trapero, muy visible en la investigación de los atentados yihadistas que el mes pasado dejaron 16 muertos en Barcelona y Cambrils.

- Resistencia independentista -

Pero las autoridades independentistas se mantienen desafiantes, asegurando que no se amilanarán por mucha presión que haga la justicia o el gobierno de España.

"Ante este tsunami de querellas, habrá un tsunami de democracia", había avisado el jueves el presidente regional, a cargo del gobierno independentista que quiere preguntar el 1 de octubre a los catalanes si desean que la región de 7,5 millones de habitantes y que representa el 20% del PIB español se convierta en un "Estado independiente en forma de república".

En la tarde del viernes, Puigdemont respondió con un video de dos minutos en su cuenta de Twitter en el que llamó a los catalanes a participar en masa en una gran manifestación el lunes, el día de la Diada, la fiesta de Cataluña, en la que cada año se reúnen cientos de miles de personas.

Frente a las "amenazas" y a la "persecución" y a la "utilización de infraestructuras del Estado" contra la democracia, Puigdemont llamó a responder "a la catalana, de manera cívica, festiva y participativa".

Como prueba de su determinación, el parlamento catalán dominado por los separatistas aprobó la madrugada del viernes, luego de la decisión del Constitucional, la llamada "ley de transitoriedad", que detalla el funcionamiento de la hipotética República catalana en caso de ganar el "sí".

Al igual que las otras leyes aprobadas en la cámara catalana, la de transitoriedad será impugnada ante el Constitucional por el gobierno, anunció Méndez de Vigo.

Además, el gobierno insistió que no descarta ninguna opción del arsenal jurídico que tiene a su disposición. Sobre la posibilidad de apelar a la medida más extrema, la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que permite someter a una región a cumplir forzosamente la Carta Magna, Méndez de Vigo afirmó: "Sin renunciar a nada es sin renunciar a nada".

De su lado, el Tribunal Superior de Cataluña anunció que admitió a trámite sendas querellas contra Puigdemont y su gabinete, por un lado, y contra la presidenta del parlamento regional, Carme Forcadell, por otro, por los presuntos delitos de desobediencia, prevaricación y malversación (este último puede conllevar cárcel) por las leyes y decretos que permiten el referéndum.

- Reivindicar el matiz -

El conflicto legal es frontal entre estas disposiciones y la tenacidad de las autoridades independentistas, que aseguran defender sus derechos tras años de "humillación" por parte del gobierno conservador de Mariano Rajoy.

El gobierno catalán asegura contar con el apoyo de una mayoría de ayuntamientos, además de tener listos a más de 16.000 voluntarios para la organización de la consulta.

Según la asociación de municipios independentistas, ya son 654 los ayuntamientos que apoyarán el referéndum, pero de las diez ciudades más pobladas, sólo tres accedieron por ahora a colaborar.

La mayor de ellas, Barcelona (1,6 millones de habitantes), dirigida por la izquierdista Ada Colau, postergó este viernes su decisión.

Colau criticó en un texto a Rajoy, diciendo que "no se puede delegar la política en jueces y fiscales".

Pero también precisó su deseo de reivindicar "el matiz", afirmando que "la solución tampoco pasa por hacer ver que esto puede resolverse de una manera fácil y rápida, anteponiendo el fin a los medios y, con las prisas, dejando fuera a la mitad de 'Catalunya'".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP