Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer pasa por delante de una pintada con la imagen del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y la palabra "Referéndum" el 13 de septiembre de 2016 en Petare, una zona desfavorecida de Caracas

(afp_tickers)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, confirmó el martes que su gobierno y la oposición iniciaron contactos para establecer un diálogo sobre la crisis del país, con apoyo del Vaticano, pero dio por "muerto" el referendo revocatorio exigido por sus adversarios.

Los acercamientos coinciden con momentos de tensión, a la espera del anuncio del Poder Electoral sobre la fecha y las condiciones de la recolección de cuatro millones de firmas que requiere la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para que se convoque la consulta.

"Quieren resucitar a un muerto y, más temprano que tarde, el pueblo venezolano y las leyes venezolanas terminarán de enterrar en paz el fraude", dijo Maduro en su programa de televisión, reiterando denuncias del chavismo sobre supuestas irregularidades en la recaudación previa de unas 200.000 rúbricas que habilitaron a la MUD como promotora del revocatorio.

El mandatario aseguró que la iniciativa de diálogo es respaldada por el papa Francisco, según le comunicó Ernesto Samper, secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), que auspicia una mediación internacional liderada por el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

"Samper me entregó una carta del papa (...) Francisco se compromete con los diálogos de paz", manifestó el gobiernante venezolano.

Más temprano, uno de los delegados de Maduro para las conversaciones, Jorge Rodríguez, señaló que se habían dado "dos reuniones preparatorias", en las cuales se había "avanzado para la instalación formal de ese proceso".

La MUD confirmó estos encuentros en un comunicado, aunque aclaró que su objetivo es "explorar" un eventual diálogo como vía para celebrar el revocatorio este año y renovó su llamamiento a una protesta nacional para el viernes, día en el que aguarda por el pronunciamiento del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Maduro aseguró que los acercamientos se proudujeron el viernes y el sábado pasados.

- Acusaciones mutuas -

Aunque se mostró dispuesta a "conversar con quien sea y donde sea" para la solución de la crisis, la MUD denunció que "intrigas internas del oficialismo han intentado dinamitar" las tentativas de diálogo y señaló que una tercera cita se frustró por la inasistencia de representantes del gobierno.

Sin embargo, Maduro acusó a dirigentes opositores de violar acuerdos para mantener los acercamientos en secreto e insistió en denunciar planes para generar disturbios callejeros y propiciar un golpe de estado en su contra.

"Ratifico mi convocatoria al diálogo, pero esta gente no tiene palabra", expresó el gobernante, quien prometió actuar con "mano de hierro" en caso de violencia.

Mientras tanto, la oposición se alista para protestar el viernes, tras dos jornadas de movilizaciones en todo el país para reclamar el referendo.

El 2 de septiembre, según los vídeos difundidos en las redes sociales, Maduro fue rodeado por manifestantes que tocaban cacerolas mientras recorría a pie un sector en la isla de Margarita (norte), donde el martes se instaló la cumbre de Países No Alineados (NOAL) con la presencia de delegados de 120 países y fuertes medidas de seguridad.

El oficialismo ya ha anunciado que responderá con nuevas manifestaciones en apoyo al presidente.

- El rol de Rodríguez Zapatero -

Maduro agradeció el trabajo de Rodríguez Zapatero, a instancias de UNASUR, para lograr las aproximaciones entre representantes de gobierno y la oposición.

A Zapatero, quien se reunió el sábado en Caracas con el jefe de Estado venezolano, lo acompañan los exmandatarios Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

En mayo pasado, la mediación consiguió organizar reuniones por separado con dirigentes de ambas partes en República Dominicana, pero los contactos se enfriaron en medio de la pugna por el revocatorio, que la oposición ha considerado "innegociable".

Para la oposición, es clave realizar el referendo este año. Si la consulta se hace antes del 10 de enero de 2017 y Maduro pierde, habría nuevas elecciones presidenciales; pero si se lleva a cabo después y el gobernante es revocado, su vicepresidente completaría el período hasta 2019.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP