Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un niño alojado en un centro temporal de acogida para refugiados juega, en Berlín el 7 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Una asociación de profesores alemanes recomienda reducir el número de hijos de refugiados en las clases de integración, donde a menudo son mayoría, e instaurar un sistema de cuotas para optimizar su adaptación.

"Actualmente, la mayoría de los hijos de refugiados están en las llamadas "clases de bienvenida", clases de integración donde a menudo se encuentran exclusivamente entre ellos, sin compañeros de clase alemanes, "lo que complica considerablemente la buena integración" dijo Heiz-peter Meidinger, presidente de la Asociación de Filólogos, al diario Bild.

Cada clase tendría que tener un máximo de 30% de niños refugiados para favorecer el aprendizaje del idioma alemán, indicó.

"Cuando la proporción de niños cuya lengua materna no es el alemán es 30%, ya se nota una bajada de los resultados. A partir de 50% se hace dramático" y cuando la proporción es de 100% el resultado es "fatal", afirmó Meidinger.

Se necesitan unos 25.000 profesores para ocuparse de los niños de los refugiados, indicó Meidinger.

AFP