Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una vista aérea de la isla de Male, capital de las Maldivas, tomada el 9 de septiembre de 2013

(afp_tickers)

El presidente de Maldivas, Abdulá Yameen, decretó este miércoles el estado de excepción, que amplía las prerrogativas de las fuerzas de seguridad, antes de una manifestación antigubernamental, anunció su portavoz.

La decisión se tomó dos días antes de una congregación prevista por el Partido Democrático de las Maldivas (PDM), la principal formación opositora, cuyo líder, Mohamed Nasheed, está encarcelado tras un juicio que la ONU calificó de no equitativo y expeditivo.

"El presidente Yameen declaró el estado de excepción para garantizar la seguridad de todos los ciudadanos", declaró su portavoz Muaz Ali en Twitter.

La manifestación de la oposición tiene como objetivo presionar al presidente para que libere a Mohamed Nasheed.

En las últimas semanas, el archipiélago, de 340.000 habitantes, muy apreciado por los turistas, es escenario de tensiones.

En septiembre, se produjo una explosión en el yate que transportaba al presidente, que salió indemne. Su esposa y otras dos personas resultaron heridas. El FBI estadounidense consideró que no había pruebas de que la explosión fuese provocada por una bomba, pero las autoridades estiman que iba dirigida contra el presidente Yameen y detuvieron al vicepresidente Ahmed Adeeb, acusado de haber tramado su asesinato.

Esta semana, el ejército del archipiélago anunció haber desactivado una bomba dirigida por control remoto cerca de la residencia presidencial.

El estado de excepción entró en vigor el miércoles por un periodo de 30 días y conlleva la suspensión de varias disposiciones previstas en la Constitución, según fuentes oficiales.

Los diputados no podrán, por ejemplo, iniciar un procedimiento de destitución contra el jefe del Estado.

AFP