Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

"¡No bombardeen Siria!", se lee en la pancarta de una manifestante opuesta a la intevención británica contra los yihadistas del Estado Islámico en ese país, el 28 de noviembre de 2015 en Londres

(afp_tickers)

Unas 4.000 personas se manifestaron este sábado en Londres contra la posible participación de Reino Unido en los bombardeos contra el grupo Estado Islámico en Siria, pendiente de aprobación en el Parlamento.

La asociación Stop the war número 10 de Downing Street, la residencia del primer ministro británico, David Cameron.

La víspera, el presidente francés, François Hollande, hizo un llamamiento a los parlamentarios británicos para que aprueben bombardeos en Siria, dos semanas después de los atentados del 13 de noviembre en París, en los que murieron 130 personas.

"Este es un conflicto que no puede y no será resuelto con bombardeos", dijo el presidente de Stop the war, Andrew Murray, ante la multitud.

John Offen, un manifestante de 65 años, se dijo preocupado por la "falta de planificación" en la acción militar propuesta. "Hemos ido a Irak y Afganistán", añadió. "Hemos desestabilizado a todos estos países", estimó.

La manifestación tiene particular importancia para el Partido Laborista, profundamente dividido ante la propuesta de Cameron de intervenir en Siria. El país ya interviene en Irak, como parte de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos contra el EI.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, excopresidente de Stop the war, se opone tenazmente a los bombardeos, pero varios dirigentes laboristas indicaron que votarían a favor de una intervención aérea en Siria.

"La votación sobre una intervención británica en Siria tendrá lugar probablemente la semana próxima. Los terribles acontecimientos de París hicieron más probable un voto" favorable, indicó la organización pacifista en el llamamiento a manifestarse. "Sin embargo, esos bombardeos no terminarán con los ataques terroristas. Stop the War se opone a una respuesta militar", agregó la organización.

Varias personalidades, entre ellas el cineasta Ken Loach y el músico Brian Eno, firmaron una carta abierta contra la intervención en Siria que será entregada a Cameron.

El primer ministro busca desde hace meses un consenso para obtener un voto positivo para extender a Siria los bombardeos aéreos que ya lleva a cabo contra el EI en Irak. Con ese fin, Cameron aprovechó la emoción causada por los atentados de París y sus allegados confían en que los diputados británicos se pronuncien a favor.

En 2013, David Cameron sufrió un duro revés en la Cámara de los Comunes, que se opuso a su proyecto de intervenir en Siria contra el presidente Bashar Al Asad.

La participación británica en la invasión de Irak en 2003, llevada a cabo por el primer ministro laborista Tony Blair, invocando hechos que se revelaron falsos, dejó un muy mal recuerdo en la opinión pública y una parte importante de la clase política.

AFP