Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una pancarta con la leyenda "Independencia ya" emerge entre la multitud concentrada para la manifestación soberanista de este lunes 11 de septiembre en Barcelona, con motivo de la Diada, el día nacional de Cataluña

(afp_tickers)

"Adiós España": cientos de miles de independentistas catalanes se congregaron este lunes en Barcelona en una exhibición de fuerza a tres semanas del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre, que las instituciones españolas quieren impedir.

Extendidos sobre dos amplias avenidas de esta ciudad mediterránea, los manifestantes formaron una cruz de más de un kilómetro de largo en referencia a la "X" que quieren inscribir en la casilla del "sí" en el referéndum.

La policía local de Barcelona cifró en "alrededor de un millón de personas" la participación, mientras que la Delegación del Gobierno de Cataluña redujo la cifra a 350.000 personas.

"Habrá lío en las próximas semanas, pero vamos a votar", afirmaba Mari Carmen Pla, con la bandera independentista, de franjas amarillas y rojas con una estrella blanca sobre un triángulo azul, colgada sobre los hombros.

"Tengo 70 años. Ya no tengo edad para que me digan lo que tengo que hacer o no. Yo pienso votar y lo haré, aunque me lleven a la prisión", añadía desafiante a la AFP.

En las pancartas, el mensaje en catalán era claro: "Votaremos". O "Adéu Espanya" (Adiós España). La concentración se convocó este 11 de septiembre con motivo de la Diada, día nacional de Cataluña.

- "A punto" -

El Ejecutivo catalán convocó oficialmente el referéndum de autodeterminación y, si gana el sSí", promete fundar una república en esta región mediterránea de 7,5 millones de habitantes que supone una quinta parte de la riqueza de España.

Enfrente se encontrará al Gobierno central y las instancias judiciales. Para ellos, este escrutinio no se ajusta a la Constitución, que protege la unidad del país y delega la soberanía nacional en el conjunto de la población española.

"El Gobierno catalán está a punto", dijo el presidente catalán, el independentista Carles Puigdemont, ante corresponsales extranjeros. Y advirtió: "No es una opción que no se realice el referéndum", por muchos obstáculos y acciones judiciales que lleguen desde Madrid.

En los últimos días, la fiscalía se querelló contra todo el gobierno regional y ordenó la incautación del material que pueda ser utilizado en la consulta. La Guardia Civil registró ya una imprenta y una revista sospechosas de haber impreso las papeletas de voto.

"No habrá referéndum y haré todo lo necesario para ello, porque es mi obligación", insistió el sábado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que este lunes deseó a los catalanes "una Diada de libertad, convivencia y respeto".

Pero, según Puigdemont, la única forma de impedirlo que tiene el Gobierno español es sentarse a dialogar un referéndum acordado con Madrid. "Están a tiempo para reflexionar (...) Hasta el último momento hay tiempo para el diálogo", dijo tras participar en la manifestación.

- Calibrar fuerzas -

Mareas humanas en Barcelona, una cadena humana de 400 km o una "V" de victoria de 11 kilómetros de largo... Desde 2012, centenares de miles de catalanes, con sus banderas independentistas, reclaman en este día un referéndum de autodeterminación.

Amplios sectores de Cataluña, con una fuerte identidad e idioma propio, apuestan por esta consulta para resolver el encaje de esta región en España. El consenso se rompió en 2010, cuando el Tribunal Constitucional recortó un estatuto regional aprobado previamente en referéndum que ampliaba su autonomía.

"Si nos hubieran dejado votar hace unos años, habría ganado el no", reconocía Esther Miret, una contable de 45 años manifestándose con un bebé en su carrito. "Pero no han querido dialogar y la gente se ha dado cuenta de que no hay nada que hacer con España".

La marcha de este año debía servir para calibrar fuerzas en el movimiento separatista, desgastado tras años de movilización. Si bien la participación superó los 805.000 de 2016, se quedó lejos de los 1,4 millones de 2015 o los 1,8 millones de 2014, según las cifras de la policía local.

Para los contrarios a la secesión, el lema del acto "La Diada del Sí" era excluyente. "Se nos intenta marginar, expulsar y silenciar de una fiesta que supuestamente es para todos los catalanes", criticó Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, principal partido opositor en la región.

Según el último sondeo del instituto demoscópico público regional, más del 70% de los encuestados apoyaba celebrar un referéndum, aunque sólo un 41,1% quería la secesión, frente a un 49,4% que la rechaza.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP