Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Cientos de personas se manifiestan fuera del Ministerio de Defensa de Israel como muestra de apoyo al sargento israelí Elor Azaria en Tel Aviv, el 4 de enero de 2017

(afp_tickers)

Cientos de israelíes se reunieron el sábado para afirmar su unidad, después de que un tribunal militar declarara culpable de homicidio a un soldado acusado de haber ultimado a un palestino, un fallo que dividió a la opinión pública.

Según la radio pública israelí, unas 1.500 personas se concentraron en la plaza Rabin de Tel Aviv, convocados por el capitán reservista Ziv Shilon, gravemente herido en 2012 por una bomba palestina mientras patrullaba en la frontera de la franja de Gaza.

"Esta noche, de derechas, de centro o de izquierdas, estamos juntos", escribió el sábado en Facebook, antes de la concentración.

Shilon afirmó estar consternado por la oleada de odio que desató la decisión del miércoles de un tribunal militar de Tel Aviv, que declaró al sargento Elor Azaria culpable de homicidio.

Elor Azaria ultimó a un palestino propinándole un disparo en la cabeza mientras la víctima yacía herida en el suelo y sin que supusiera, aparentemente, una amenaza, tras haber atacado a soldados israelíes.

El caso abrió una brecha en la sociedad israelí y los enfrentamientos estallaron entre docenas de simpatizantes de Elor Azaria y las fuerzas de seguridad tras el veredicto.

Al día siguiente, la policía detuvo a dos personas, después de que se publicaran en internet amenazas de muerte contra un juez militar y otros responsables.

El ejército israelí asignó guardaespaldas para los tres jueces que condenaron al soldado francoisraelí de 20 años para protegerles ante cualquier posible represalia.

"Siento que nuestro pueblo está dividido, herido, reivindicativo, decepcionado, desesperado", lamentó Shilon el jueves.

"Yo, que no he llorado en momentos duros que no le deseo a nadie, hoy no he podido contener mis lágrimas", escribió.

"He llorado por las manos que me dejé en Gaza y me he preguntado, quizá por primera vez, ¿acaso valía la pena batirse por un pueblo que se odia?".

Responsables políticos de derechas, como el primer ministro, Benjamin Netanyahu, pidieron el indulto para Azaria, cuya pena todavía no se ha notificado. Podría enfrentar 20 años de prisión.

El jefe del Estado Mayor, el general Gadi Eisenkot, fue objeto de amenazas. Algunos simpatizantes del sargento Azaria sugirieron que éste podría unirse a Yitzhak Rabin, refiriéndose al exprimer ministro que firmó los Acuerdos de Paz de Oslo con los palestinos y que fue asesinado en 1995 por un extremista judío en Tel Aviv.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP