AFP internacional

Manifestación satírica contra las políticas del primer ministro húngaro, Viktor Orban, el 22 de abril de 2017 en Budapest

(afp_tickers)

Miles de personas participaron este sábado en Budapest en una manifestación destinada a burlarse de las políticas autoritarias del primer ministro húngaro, Viktor Orban, a sólo unos días de la aprobación prevista de una nueva ley antioenegés.

Calificada como "la manifestación más divertida de Hungría" por algunos medios del país, el desfile, organizado por el partido satírico Perro de dos colas (MKKP), reunió entre 2.000 y 3.000 personas en el centro de la capital húngara, según las estimaciones.

El presidente del MKKP, Gergely Kovacs, anunció de manera solemne que "al menos 30 millones" de personas participaban en el evento.

Kovacs, apuntando a Orban, acusado de mantener estrechos vínculos con Moscú, le ha felicitado por haber "rechazado la introducción del euro", a la vez que lamentaba "seguir sin poder pagar con el rublo" ruso.

Mostrando pancartas humorísticas, los manifestantes entonaron cánticos como "¡Aún más demagogia! ¡Abajo la prensa! Abajo la educación" y reclamaron la construcción de un enlace de trenes directo con Moscú y Corea del Norte.

A menudo criticado por sus relaciones con el presidente ruso, Vladimir Putin, sus declaraciones xenófobas y sus ataques a la prensa y a la sociedad civil, Orban se enfrenta desde principios de abril a una gran ola de protestas provocada por la adopción de una ley que restringe las condiciones para el desempeño en el país de las instituciones extranjeras de enseñanza.

Ratificada por el presidente Janos Ader, de cuyo bigote se burlaron los manifestantes, esta ley podría comportar el cierre de la Universidad Europea Central (CEU), fundada en Budapest por el multimillonario estadounidense George Soros, enemigo de Orban.

El gobierno quiere además votar antes de finales de mes una ley que refuerza el control sobre las oenegés financiadas por el extranjero, especialmente aquellas apoyadas por Soros.

El miércoles, un grupo de senadores estadounidenses, entre ellos el republicano John McCain, dirigió una carta a Orban pidiéndole renunciar a este proyecto de ley.

La situación política en Hungría será además debatids en el Parlamento Europeo el próximo miércoles, antes de un encuentro entre el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y Soros el jueves en Bruselas.

AFP

 AFP internacional