Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Manifestaciones en Roma a favor de los matrimonios del mismo sexo el 23 de enero de 2016

(afp_tickers)

Miles de personas se manifestaron este sábado en Roma y en decenas de otras ciudades de Italia para reclamar la rápida adopción sin modificaciones de un proyecto de ley que crea una unión civil para las parejas homosexuales.

Los organizadores (asociaciones, partidos de izquierda o sindicatos) instaron a los participantes a manifestarse con relojes despertadores y hacerlos sonar al mismo tiempo al grito de "¡Italia, despiértate, es hora de ser civil!".

Así, las manifestaciones se llevaron a cabo en un centenar de ciudades italianas e incluso en Londres o Boston (Massachusetts, noreste de Estados Unidos).

"La primera vez que marché por esto fue hace 10 años y estaba embarazada. Ahora espero que funcione", dijo Costanza Tantillo, una empleada bancaria que participó en la protesta con su pareja y sus dos hijos de cuatro y nueve años.

Italia, último país de Europa que no reconoce legalmente a las parejas homosexuales, intenta cubrir ese vacío legal con este proyecto de ley, que comenzará a ser examinado el jueves.

"Stella y Paola. Hemos marchado juntas por 30 años y todavía no nos reconocen", rezaba una pancarta que llevaban dos mujeres.

"Es una jornada histórica para el país, esta es una movilización gigante que se nutre del deseo y del entusiasmo de tantas y tantas personas que tienen en el corazón los valores de la igualdad", celebró en un comunicado Gabriele Piazzoni, secretario asociación de la defensa de los derechos de los de las personas homosexuales, bisexuales y transexuales Arcigay.

La activista Marilena Grassadonia, presidenta de la asociación Famiglie Arcobaleno (Familia del arcoíris) también celebró el apoyo de la sociedad civil.

"Éramos familias fantasmas para millones de italianos, ahora somos una realidad que nadie puede negar", explicó.

- 'Ley Cirinná' -

El texto, elaborado por la senadora Monica Cirinná, del gobernante Partido Democrático, permite calificar de "unión civil" a la pareja de dos personas del mismo sexo o de sexo diferente y le otorga derechos y deberes.

Además de la pensión que cobra el viudo o la viuda en caso de muerte de su pareja, la ley contempla la posibilidad de adoptar el hijo natural o adoptivo de uno de los miembros de la pareja homosexual, lo que ha desatado duros enfrentamientos.

Una semana después, el 30 de enero, organizaciones católicas saldrán a manifestar en Roma a favor de la familia y contra la 'ley Cirinná' que reglamenta el matrimonio gay.

La jerarquía de la iglesia católica italiana, que bajo el pontificado de Francisco evita condenas y anatemas públicas sobre esos temas, se lanzó esta semana contra la ley que calificó de "irresponsable".

Por su parte, el papa argentino defendió este viernes con firmeza el matrimonio católico y condenó las demás uniones para despejar toda "confusión" sobre las uniones, dijo.

Si se adopta la ley, incluso muy modificada, los opositores esperan que sea revocada por el Tribunal Constitucional o a través de referéndum para derogarla, cuyo resultado es incierto.

Encuestas recientes indican que la mayoría de los italianos están a favor de reglamentar las uniones civiles, pero se oponen a que accedan a la adopción.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP