Los manifestantes sudaneses desmantelaron el viernes, ladrillo a ladrillo, las barricadas en Jartum, pero amenazaron con volver a levantarlas si los militares no retomaban las negociaciones sobre un traspaso del poder.

El bloqueo del bulevar del Nilo, que bordea el río abastecedor de Sudán, creó el caos en buena parte de la capital. El ejército se vio obligado a suspender el miércoles por la noche el diálogo con los líderes de la protesta sobre la transición política.

Los intentos de las fuerzas de seguridad de retirar estas barricadas, instaladas igualmente en otras avenidas, acabó en enfrentamientos. Cinco civiles y un militar murieron el lunes y ocho civiles resultaron heridos el miércoles.

Representantes de la comunidad internacional reunidos en Washington (de la ONU, la Unión Africana y la Unión Europea, entre otros) pidieron una "reanudación inmediata de las negociaciones" que conduzcan a una transición "realmente dirigida por civiles", declaró el secretario de Estado estadounidense adjunto encargado de África, Tibor Nagy.

El jefe del consejo militar, que llegó al poder tras la destitución del presidente Omar al Bashir el 11 de abril, justificó esta suspensión de las conversaciones durante 72 horas por el deterioro de la seguridad.

El general Abdel Fatal al Burhan habló de bloqueos en carreteras, fuera del lugar de la sentada principal que mantienen los manifestantes desde el 6 de abril delante del cuartel general del ejército, del cierre de una línea de ferrocarril y de las "provocaciones" contra las fuerzas del orden.

Los líderes de la Alianza por la Libertad y el Cambio (ALC), a la cabeza de la protesta, lamentaron esta suspensión y afirmaron su intención de continuar con la movilización.

Cientos de manifestantes, gritando consignas revolucionarias, se juntaron el viernes por la mañana alrededor de una de las barricadas en el bulevar del Nilo, según un corresponsal de la AFP en el lugar.

"Hemos levantado el bloqueo de carreteras como pedía el ejército", explicó una de las muchas mujeres que participaron en la operación, y que pidió conservar el anonimato. "Pero volveremos si no se satisfacen nuestras exigencias".

Presidente de Sudán durante más de 30 años, Al Bashir fue destituido y detenido por el ejército a raíz de un movimiento de protesta iniciado el 19 de diciembre, debido a la triplicación del precio del pan en un contexto de profunda crisis económica.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes