Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos manifestantes huyen de una carga de la policía antidisturbios en octubre de 1976 en Ciudad del Cabo

(afp_tickers)

Por primera vez desde la sublevación de los estudiantes de Soweto en 1976, los alumnos que habían sido disparados y los exsoldados del régimen del apartheid marcharán juntos el sábado en este suburbio, un símbolo que exaspera a las familias de las víctimas.

El 16 de junio de 1976, miles de estudiantes de Soweto invadieron las calles del gueto negro para protestar contra la introducción de una enseñanza ofrecida completamente en afrikáans, lengua del opresor blanco.

Los alumnos llevaban unos carteles con los eslóganes "al diablo el afrikáans" y "el afrikáans apesta".

La policía entró en pánico y disparó, lo que hizo estallar el resto de suburbios, recordó a la AFP Dan Montsitsi, uno de los líderes del movimiento.

En pocos meses, la represión causó cerca de 500 muertes y "reveló al mundo la dureza del régimen" segregacionista, cuya caída se produjo en 1994.

Con motivo del 40º aniversario de la sublevación, que fue decisiva en la lucha contra el apartheid, Dan Montsitsi y sus compañeros de lucha participarán, por primera vez en Soweto, en una 'marcha por la paz' con antiguos soldados al servicio del régimen blanco de la época.

Pero las familias de las víctimas se rebelan contra esta conmemoración. "Es una falta de consideración hacia nosotros", reaccionó a la AFP Granny Seape, hermana de Hastings Nldovu, que recibió una bala en la cabeza a sus 17 años.

Sin embargo, para los exsoldados se trata de "cerrar las heridas del pasado y avanzar".

"La mayoría de los veteranos somos actualmente abuelos. Debemos enseñar a nuestros nietos un nuevo paradigma: no odiarnos mutuamente, sino trabajar juntos", dijo el exsoldado Jan Malan.

- 'Lavado de cerebro' -

Pero, "¿cómo cuidar de las personas que fueron heridas por balas en 1976 y están ahora en sillas de ruedas? Sus vidas se pararon", se enfureció Dee Mashinini, hermano del líder del movimiento.

Él no participará en la marcha ni en las oraciones en el estadio de Orlando, organizadas por la Fundación del 16 de junio de 1976 y el Consejo Sudafricano de las Iglesias (SACC), muy involucrado históricamente en la lucha antiapartheid.

Más de 20 años después del fin del apartheid y la instauración de un régimen democrático, todavía queda camino por recorrer hasta la reconciliación.

"No estamos curados. Es como en un matrimonio, cuando hay una infidelidad se necesita tiempo para reconciliarse, para volver a tener confianza", constató Pieter Bezuidenhout.

Montsitsi afirmó que "el apartheid fue un lavado de cerebro a varios blancos sudafricanos. Cuando ven a un negro piensan que es un antiguo terrorista o una persona peligrosa".

"Todavía no hemos conseguido corregir las ilegalidades económicas herederas del apartheid", denunció Frank Chikane a la AFP.

40 años después, la desconfianza persiste incluso para los que están más preparados para la pacificación.

"La mayoría de los ancianos soldados tienen el sentimiento de que actuaron mal. Están preparados para confesarse" el sábado, aseguró Montsitsi.

Pero ellos no tienen la misma impresión.

"No venimos a decir que lo sentimos", se indignó Jan Malan. "Actuábamos bajo órdenes e íbamos a los suburbios para mantener la paz", explicó Louis Gerber.

Los soldados recordaron que el 16 de junio de 1976 fue la policía quien disparó a los estudiantes y no el ejército. La policía, cuyas plazas están reservadas en el estado de Orlando, todavía no ha confirmado su asistencia para la conmemoración del sábado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP