Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Manifestación contra el aumento de los precios de los combustibles en México, el 1 de enero de 2017 en Ciudad de México

(afp_tickers)

Varios centenares de mexicanos indignados por el aumento del precio de los combustibles, que entró en vigor este domingo 1 de enero, marcharon por la principal avenida de la capital del país.

En promedio, el valor de las gasolinas subió 20,1% y el diésel 16,5%, en el arranque de una liberalización de precios enmarcada en la reforma energética que impulsó el presidente Enrique Peña Nieto en 2014 con la promesa de que así bajarían los combustibles.

Con pancartas que decían "¡Fuera Peña Nieto!" y al grito de "¡Únete pueblo!", unas 300 personas marcharon desde el emblemático monumento Ángel de la Independencia situado en la avenida Reforma con rumbo al Zócalo, la principal plaza del país.

"Con esta noticia de la gasolina no sé a dónde vamos a llegar. De por sí, el salario mínimo no alcanza para una canasta básica (de alimentos), y ahora con esto menos va a alcanzar", comentó a la AFP durante la marcha Dulce María Coeto, una ama de casa.

Para la maestra retirada Luz María López, el panorama es bastante sombrío.

"Los alimentos se van a encarecer, todo va a subir, en el medio rural la gente se va a morir de hambre (...) Estamos coléricos", expuso en la marcha, que concluyó sin incidentes.

Un grupo de manifestantes se desprendió de la protesta antes de llegar al Zócalo y se dirigió a una gasolinera del centro capitalino para expresar su repudio al alza de la gasolina. Diversas muestras de inconformidad se replicaron en varios puntos del país.

El anuncio del aumento del precio de los combustibles se hizo el martes pasado, pero previamente en distintos estados se presentó una inédita escasez de carburantes que la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) atribuyó a problemas climáticos, reparaciones y robo de combustible.

La prensa nacional informó el domingo que varias estaciones de servicio colgaron el cartel de "Cerrado por desabasto" en distintos puntos del país.

La petrolera estatal aseguró en un comunicado que menos del 1% de las gasolineras del país --unas 88-- tienen "bajos niveles" de carburante, pero trabaja en regularizar la distribución para satisfacer la demanda, que se incrementó el sábado en distintas zonas.

En Puebla (centro), una de las regiones más golpeadas la actividad de bandas dedicadas a violar ductos de distribución de Pemex para instalar tomas clandestinas, varias gasolineras impusieron este domingo un tope máximo de compra de unos 15 dólares por automóvil.

Durante la última noche de 2016 se registraron largas filas de hasta 150 vehículos en algunas gasolineras. Algunos manifestantes incluso bloquearon momentáneamente algunos puntos de peajes en protesta por las medidas.

Los mexicanos enfrentan además la caída de su moneda. El peso se depreció 16,12% en 2016, golpeado por la baja de los precios del petróleo y el triunfo en la presidencial de Estados Unidos del republicano Donald Trump, que amaga con fuertes medidas proteccionistas contra México.

La liberalización del precio de los combustibles y la entrada de firmas privadas al negocio, lo que acabará con el monopolio de más de 70 años de Pemex, debía comenzar en 2018, pero el gobierno decidió adelantarlo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP