Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Marcha en San Sebastián, norte de España, por la liberación de varios miembros de ETA convocada con la consigna "Arnaldo Askatu" (liberen a Arnaldo, en vasco) en referencia al exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi, el 17 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Miles de personas se manifestaron la noche de este sábado en San Sebastián (País vasco, norte de España) para pedir la liberación de Arnaldo Otegi, jefe del partido independentista Sortu, preso por pertenecer a ETA, y otros detenidos de esa organización.

Los manifestantes, más de 10.000 según un fotógrafo de la AFP, desfilaron detrás de una pancarta donde se leía en vasco: "Liberen a Arnaldo (Otegi) y Rafa (Diez)", dirigente del sindicato vasco LAB.

Gritaban "independencia" y llevaban las banderas vasca y de Navarra (norte de España).

Entre los manifestantes estaban dirigentes de la izquierda abertzale (independentista), del partido de izquierda radical Podemos y del ERC (Esquerra Republicana de Catalunya, izquierda independentista en Cataluña) que desfilaron pacíficamente durante cerca de una hora por una importante avenida.

Arnaldo Otegi, de 57 años, ex miembro de ETA condenado entre otras razones por el secuestro del director de una fábrica Michelin en los años 1970, es el exportavoz de Herri Batasuna, luego llamado Batasuna, considerado como el brazo político de la organización separatista vasca, prohibido en 2003.

A partir del fin de los años 1990 Otegi se pronunció contra la violencia, pero fue encarcelado varias veces por actividades relacionadas con sus actividades políticas.

Fue detenido de nuevo en 2009 y condenado un año más tarde por "pertenecer al ETA", considerada como una organización terrorista por la Unión Europea.

Otegi, quien debería salir de la cárcel en abril de 2016, sigue siendo el secretario general del principal partido independentista vasco, Sortu, y es un héroe para los independentistas.

La manifestación de este sábado ocurre a tres días del aniversario del anuncio, por parte de ETA, de su renuncia a las actividades armadas, en 2011.

Los gobiernos español y francés exigen su disolución sin condiciones, mientras que ETA, a la que se le atribuye la muerte de al menos 829 personas en 40 años de atentados hasta 2010, quiere una negociación sobre la suerte de sus 427 detenidos en Francia y en España.

AFP