Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El aspirante a candidato presidencial republicano Marco Rubio hace campaña en Dallas (Texas, EEUU) el 6 de enero de 2016

(afp_tickers)

Si el 'establishment' del partido Republicano puede recuperar terreno, como varios equipos de aspirantes presidenciales lo esperan, éste puede ser el momento del senador Marco Rubio.

El senador de Florida está dejando su marca poco antes del "caucus" (asambleas) en el estado Iowa este lunes, la primera y crucial contienda para ambos partidos en la carrera a la Casa Blanca.

En los mítines y cafeterías por todo el estado, se presenta a sí mismo como racional, con una política conservadora en la campaña y en contra de la acalorada retórica del favorito en los sondeos Donald Trump y la ideología conservadora del Tea Party de Ted Cruz.

Rubio atrae el interés de los votantes jóvenes quienes comparten su optimismo sobre Estados Unidos y aprecian su historia familiar, un hijo de inmigrantes cubanos que salió adelante por su propio esfuerzo.

Además corteja a los cruciales votantes evangélicos, evocando a Dios y la religión ahora más que antes.

"Él atrae a integrantes de todos los sectores del partido", dijo a la AFP su director de comunicaciones Alex Conant durante el mitin del sábado en Ames, uno de los diversos puntos que Rubio visita hasta que se realice la votación.

Pese a que se encuentra detrás del millonario Trump y su colega senador Ted Cruz en los sondeos, si Rubio logra un tercer lugar más sólido de lo esperado en Iowa podría impulsar su campaña a la primera línea de la contienda republicana rumbo a las votaciones en New Hampshire y Carolina del Sur.

"Tradicionalmente hay tres boletos ganadores (para las presidenciales) que salen de Iowa, y estaríamos encantados con un fuerte tercer lugar", indicó Conant, restando importancia a propósito a las posibilidades de su candidato para alcanzar a Cruz, en el marco de su estrategia política.

- Competir con un 'showman' -

¿Pero por qué Rubio no apunta a los dos primeros puestos en Iowa?

"Estamos compitiendo contra un gran 'showman' en la Tierra, y el mejor juego en el terreno que jamás se haya visto en Iowa", observó Conant sobre las campañas de Trump y Cruz.

"Si podemos terminar adelante de los otros candidatos republicanos tradicionales camino a New Hampshire, creo que será una posición sólida para nosotros", añadió.

Rubio está muy por delante de Jeb Bush, el exgobernador de Florida e hijo y hermano de dos expresidentes estadounidenses, así como de los gobernadores Chris Christie de New Jersey y John Kasich de Ohio.

En New Hampshire, sin embargo, está por detrás de Kasich y Bush, además de Trump y Cruz.

En Iowa, Rubio tiene el 14,5% de respaldo según el promedio de sondeos de RealClearPolitics, mientras que Cruz a caído a un 24,5%, pero aún ocupando el segundo lugar. Trump también retrocedió, pero aún se mantiene primero con 30,8%.

Recientemente Cruz lanzó varios ataques contra Trump, pero ahora apunta el fuego contra Rubio, una señal de que el senador tejano está preocupado del avance de su colega en Iowa.

- El voto joven y evangélico -

Como sus rivales, Rubio ha lanzado un potente cortejo a los votantes evangélicos, los religiosos conservadores son cruciales para la primera votación en Iowa.

"Nuestros derechos no vienen de nuestro gobierno, nuestros derechos no vienen de nuestras leyes", dijo Rubio en Ames. "Nuestros derechos vienen de nuestro creador", añadió.

El arma secreta del senador de 44 años podría ser los votantes jóvenes, quienes expresan su descontento con Trump, de retórica confrontativa, y miran más hacia Rubio como un líder optimista del siglo XXI.

"Rubio y yo estamos en la misma longuitud de onda en muchos temas importantes", dijo Nathan Haila, de 36 años y gerente de productos en una fábrica.

Haila aprecia algunos aspectos del mensaje de Trump, pero considera que "al final del día, la política importa".

La confrontación implacable, los insultos y la simplificación de importantes temas políticos de Trump pueden ser contraproducentes, comentó Haila. "A veces es duro escuchar en una retórica lo que alguien realmente va a hacer".

Alex Kovac, de 20 años y estudiante de la universidad de Iowa, se considera un "gran fan" de Rubio, observando que "él no es salvaje como Trump" y es más lúcido en sus posiciones. Trump es "casi como un disparo en la oscuridad", afirmó.

Rubio se presenta como alguien que entiende las preocupaciones de la clase trabajadora y se compadece ante los fuertes créditos que deben pagar los estudiantes universitarios.

"Aun no he terminado la universidad, pero ya puedo ver la factura de deudas aumentando. Parece que él entiende eso", afirmó Kovac.

Después de Ames, Rubio se trasladará a Urbandale, cerca de Des Moines, un área con votantes jóvenes, en quienes su campaña apuesta para ganar la elección.

Rubio sólo tiene que mirar a 2012, cuando el conservador Rick Santorum languidecía una semana antes del caucus, pero al final venció en Iowa por muy poco margen.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP