Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, habla en la Escuela de Economía de la Universidad de Tsinghua, el 22 de octubre de 2014 en Pekín

(afp_tickers)

El presidente y fundador de Facebook, una de las empresas de internet más grandes del mundo, Mark Zuckerberg, se impuso como uno de los reyes de la filantropía al anunciar que dedicaría la casi totalidad de su fortuna a una fundación.

"Intento hacer que el mundo sea un lugar mejor", aseguró el joven de 31 años en su página personal de la red social, en referencia al compromiso que anunció el lunes coincidiendo con el nacimiento de su primer vástago, una niña llamada Máxima.

En 2010 ya había sido designado hombre del año por el semanario Time, a lo que siguió el nombramiento de hombre más influyente del "nuevo establishment" por la revista Vanity Fair, antes de que su historia llegara a la gran pantalla en un filme valedor de un Oscar en 2011.

Zuckerberg, que también se encuentra entre las 10 personas más ricas del mundo según la revista Forbes (y es el primero de los menores de 40 años), se aseguró a través del sistema de voto en el consejo de administración de Facebook de tener un total control de la empresa, en la que están presentes la mitad de los internautas del mundo.

Su inconformismo se refleja en su convicción de seguir llevando su clásica sudadera con capucha ante los hombres de negocios, pero su familia es de todo menos excéntrica: su padre, un dentista de los alrededores de Nueva York, y su madre, una psiquiatra, lo introdujeron con 11 años en el mundo de la programación informática.

El flamante filántropo aún estaba en el instituto cuando Microsoft y AOL le propusieron comprarle una de sus creaciones, un programa que adivinaba los deseos de escucha de música similar al sistema Genius de Apple, disponible en la tienda en línea iTunes. Pero Zuckerberg rechazó la oferta.

En su segundo año en Harvard, la universidad más prestigiosa de Estados Unidos, creó The Facebook, un directorio de los alumnos en línea. La primera vez que habló del sitio, en su página web, el 4 de febrero de 2004, lo definió como una manera de "hacer que el mundo esté más conectado".

"En el instituto empleaba motores de búsqueda como Google y Yahoo, y me parecía fascinante", reconoce Zuckerberg al hablar de sus dos principales competidores en la actualidad. Pero "lo que siempre faltaba, era la gente", añade, pues "lo más importante de lo que os interesa es lo que le pasa a vuestros amigos o a la gente que os rodea".

- Proyectos educativos y hospitalarios -

La etapa del nacimiento de Facebook fue objeto de varios procesos judiciales que obligaron a Zuckerberg a pagar 65 millones de dólares a cuatro antiguos amigos de la universidad. Zuckerberg admitió en los últimos años que cometió "errores" de juventud.

Pero supo rodearse de personas con experiencia, como fue el caso de la directora de explotación Sheryl Sandberg, contratada en Google en 2008.

"Su posición en Facebook se parece a la de Bill Gates, que duró mucho tiempo" como presidente de Microsoft, considera Josh Bernoff, analista en Forrester Research. "Está claro que las decisiones" las toma él, "y el papel de Sheryl Sandberg consiste en poner en marcha las estrategias que él concibe".

El joven de melena rizada, al que al principio le costaba desenvolverse ante los medios, acabó por adquirir más soltura y llegó a entrevistar al presidente Barack Obama.

Zuckerberg se casó en 2012 con Priscilla Chan, una doctora que actualmente tiene 30 años y a la que conoció en 2003. Para poder hablar con su familia política, Zuckerberg comenzó a estudiar chino en 2010 y, cuando el pasado septiembre se reunió con el presidente Xi Jinping, conversaron únicamente en dialecto mandarín, según contó en su página de Facebook.

Entre sus excentricidades se encuentra su decisión, en 2011, de hacerse casi vegetariano y prometer que solo comería carne si fuera él quien matara al animal.

Su decisión de donar el 99% de su fortuna, actualmente valorada en 47.000 millones de dólares por Forbes, lo introduce de lleno en el hermético círculo de los grandes filántropos estadounidenses, uniéndose así a Bill Gates, fundador de Microsoft, o al inversor Warren Buffett, quienes a su vez siguen los pasos de Rockefeller, Mellon o Carnegie.

En la "Carta a nuestra hija Max" que colgaron en Facebook, Mark Zuckerberg y Priscilla Chan anunciaron que donarían la casi totalidad de su fortuna al fondo caritativo Chan Zuckerberg Initiative.

Esta fundación pretende "reunir a gente de todo el mundo para avanzar y promover la igualdad de los niños de la próxima generación", según la joven pareja, especialmente comprometida con proyectos educativos y hospitalarios.

AFP