Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varios cascos azules de la MONUSCO descansan junto a un vehículo de la ONU el 9 de mayo de 2015 en Matembo, República Democrática del Congo

(afp_tickers)

Al menos 15 personas fueron asesinadas este jueves en una masacre de carácter étnico al este de la República Democrática del Congo (RDC), donde los cascos azules de la ONU y el Ejército congoleño han sido acusados, una vez más, de pasividad ante los grupos armados.

El drama se produjo en la madrugada del miércoles al jueves en Miriki, localidad de Kivu del Norte, unos 100 kilómetros al norte de Goma, capital de esta provincia desgarrada por conflictos armados alimentados por disputas interétnicas y territoriales.

Las Fuerzas Armadas de la RDC (FARDC), las autoridades territoriales y el jefe local de la comunidad Nande acusan a rebeldes hutu ruandeses de las FDLR (Fuerzas Democráticas de Liberación de Ruanda) de ser los responsables.

El balance inicial de 14 muertos se elevó a 15 por el deceso de uno de los heridos (entre seis y nueve), según la Monusco y un habitante de Miriki. "Todas las víctimas son de la misma etnia (nande), eso debería decirle algo a las autoridades", declaró a la AFP Georges Katsongo, presidente de la ONG Sociedad Civil de Lubero.

Según fuentes locales, los jefes nande del sur del territorio de Lubero, donde se encuentra Miriki, se oponen desde hace varios meses al regreso de desplazados hutu congoleños, acusándolos de querer "conquistar el espacio nande".

Contactado por teléfono desde Goma, el jefe de la localidad de Miriki, Gervain Paluku Murandia, dijo haber perdido en el ataque a sus "dos mujeres y (su) hija mayor". "Los asaltantes mataron con machetes, en presencia de las FARDC y la Monusco, que están en esta aldea y no hubo ninguna intervención", denunció.

Interrogado por la AFP, Charles Bambara, director de información pública de la Monusco, desmintió la presencia permanente de soldados de la ONU en la localidad. "La Monusco no se encontraba en el terreno", afirmó, añadiendo que los cascos azules habían enviado refuerzos para "tranquilizar a la población".

Según una fuente militar de Naciones Unidas, la Monusco tiene "una base en los alrededores de Miriki y otra en Luofu", a unos 15 kilómetros al este de Miriki.

- 'Connivencia' -

El teniente Mak Hazukay, portavoz del Ejército congoleño en la zona, dijo a la AFP que los asaltantes "rodearon la posición de las FARDC" en Miriki antes de matar "con arma blanca".

El Ejército y la Monusco (desplegada desde 1999 y que cuenta con unos 20.000 efectivos en el terreno) son acusados regularmente de no cumplir con sus obligaciones vinculadas a la protección de civiles.

En junio de 2014, la misión de la ONU presentó públicamente sus excusas y reconoció una parte de responsabilidad tras la masacre de 32 personas de una misma etnia en Mutarule, en Kivu del Sur.

Este jueves por la mañana, la localidad de Miriki seguía en tensión tras la matanza. "La comunidad nande acusa a la comunidad hutu congoleña de connivencia con las FDLR", declaró el teniendo Hazukay.

En el Congo, la milicia está acusada de innumerables atrocidades. El Ejército congoleño, que lanzó una operación contra las FDLR en 2015, afirma que ya solo quedan activos menos de 60 miembros. Por su parte, la Monusco, que rechazó apoyar esta operación contra la milicia y que estimaba en 1.500 sus efectivos a principios de 2015, dice no tener forma de corroborar esta estimación.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP