AFP internacional

La primera ministra británica, Theresa May, en Londres, el 25 de mayo de 2017

(afp_tickers)

La primera ministra británica, Theresa May, tenía previsto, durante la cumbre del G7 el viernes, instar a las empresas de internet a implicarse más para eliminar los contenidos extremistas en línea, tras el atentado de Mánchester.

Mientras que las autoridades británicas continúan investigando para desmantelar la red que organizó el ataque dejó 22 muertos el pasado lunes, Theresa May quiere destacar la importancia de la lucha contra la expansión de las ideas extremistas por internet, con ocasión de la reunión de los principales dirigentes del planeta en Italia, según una fuente gubernamental.

"La amenaza a la que nos enfrentamos evoluciona, no desaparece, mientras que Dáesh (acrónimo árabe del grupo Estado Islámico) recula en Irak y en Siria", afirmó esta fuente.

"El combate se desplaza del campo de batalla hacia internet", consideró. Las empresas de internet tienen, según esta fuente, "una responsabilidad social, deben comprometerse más para eliminar los contenidos peligrosos", principalmente la propaganda yihadista y los manuales de fabricación de bombas artesanales.

La jefa de gobierno británica quiere que estas compañías pongan a punto herramientas automáticas para detectar y retirar estos contenidos, identificar a sus autores y avisar a las autoridades.

May decidió acortar su participación en la cumbre del G7 después de que las autoridades británicas elevaran el estado de alerta a su nivel más alto. Participará en las reuniones sobre seguridad y lucha contra el terrorismo, pero volverá al Reino Unido el viernes por la noche, mientras que la cumbre terminará al día siguiente.

AFP

 AFP internacional