Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La primera ministra británica, Theresa May, charla con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una cumbre de la Unión Europea (UE) en La Valeta, Malta, el 3 de febrero de 2017

(afp_tickers)

La primera ministra británica Theresa May recibió este miércoles al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, antes de una cumbre clave en la que el bloque aprobará sus "líneas rojas" en las negociaciones sobre el Brexit.

May dio la bienvenida a Juncker en la entrada del número 10 de Downing Street. Se trataba de su primer encuentro desde que la primera ministra británica activó, el 29 de marzo, el artículo 50 del Tratado de Lisboa, inicio formal de la separación entre Reino Unido y la Unión Europea (UE).

El principal negociador europeo en el proceso, Michel Barnier, también asistió al encuentro que el gabinete de la primera ministra describió luego como "una provechosa cena de trabajo". El ministro británico del Brexit, David Davis, y su homólogo de Finanzas, Philip Hammond, participaron, asimismo, en la reunión.

"La primera ministra tuvo un encuentro constructivo esta noche con el presidente de la Comisión Europea", aseguró Downing Street en un comunicado. "Después de la carta de notificación con arreglo al artículo 50, reiteró el compromiso de Reino Unido para lograr una colaboración profunda y especial con la Unión Europea", añadió.

Los 27 miembros restantes de la UE se reunirán el sábado en Bruselas para aprobar las condiciones europeas en las negociaciones con Londres. Tras la cumbre, el Consejo de la UE convertirá esas condiciones en las directrices concretas que deberá aplicar Barnier. Será entonces cuando la parte europea estará lista para empezar a negociar.

May ya ha indicado que quiere conservar una relación "especial" con la UE, aunque haya optado por el llamado Brexit "duro", que incluye la salida del mercado único.

Pero el asunto está lejos de estar resuelto, como lo recordó la comisaria europea del Mercado interior y de Industria, Elzbieta Bienkowska, quien declaró al diario alemán Die Welt que Londres no puede aspirar a tener "el oro y el moro".

- El precio del divorcio -

La UE endureció su posición en varios asuntos clave, como los derechos de los ciudadanos tras la salida del Reino Unido, el futuro de los servicios financieros y la factura del 'divorcio', según un proyecto de "orientación de las negociaciones" consultado por la AFP.

Una de las grandes prioridades de la UE es la defensa de los ciudadanos europeos en Reino Unido (y de los británicos en la UE).

Bruselas también quiere garantizar "el derecho a obtener la residencia permanente" para las personas que vivieron legalmente cinco años en territorio británico, según este documento.

El proyecto de orientación de negociaciones es más firme también en la cuestión del sector financiero, que la UE quiere proteger de cualquier perturbación vinculada a la salida del mercado único de la 'City', principal plaza financiera europea.

Y también sobre el precio que deberá pagar Londres para dejar la UE, uno de los temas más sensibles de las negociaciones, que Bruselas ya ha dicho que será "alto". El lado europeo lo evalúa en unos 60.000 millones de euros.

"Hay temas difíciles por resolver. Serán necesarios compromisos de ambas partes" admitió el miércoles el ministro del Brexit, David Davis, en un discurso en Londres, aunque añadió: "Pero el Reino Unido tiene buenas razones para sentirse optimista".

La UE espera comenzar las negociaciones sobre el artículo 50 tras las elecciones generales anticipadas previstas en Reino Unido, el 8 de junio. Estas elecciones fueron convocadas por May, que espera salir de éstas reforzada para negociar el Brexit.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP