Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La instalaciones de una mina de Anglo American, fotografiadas el 16 de enero del año 2013 en Rustenburg (Sudáfrica)

(afp_tickers)

Las grandes empresas mineras están reduciendo su talla por la caída de los precios de los minerales de hierro y los metales industriales, como Anglo American y Rio Tinto, que anunciaron el martes importantes medidas de ahorro.

El sector es víctima de una oferta excesiva propiciada por las grandes empresas, combinada con una caída de la demanda de China, la segunda economía del mundo.

El mineral de hierro -usado para fabricar acero- cayó por debajo de los 40 dólares la tonelada, según el índice de referencia que mide los precios de las entregas en el puerto chino de Qingdao, y que es elaborado por el Metal Bulletin.

Entre inicios del año y finales de noviembre, los precios del níquel cayeron 38%, el mineral de hierro 33%, el cobre 29%, el platino 25% y los diamantes un 15%, según estimaciones de la empresa Anglo American, una de las mayores productoras del mundo.

Este contexto difícil durará, estiman los analistas.

"A medida que nos acercamos a 2016, está más claro que llevará tiempo absorber la sobreoferta de estos últimos años en el sector minero", teniendo en cuenta "que la demanda china seguirá siendo débil", subrayó Michael Hewson, analista de CMC Markets.

- Fuerte caída de las acciones -

Para adaptarse, las empresas mineras anunciaron planes de choque.

La británica Anglo American, con varias minas en Latinoamérica, anunció el martes que reducirá su plantilla de 135.000 a menos de 50.000 empleados.

Durante una presentación a los inversores, la empresa explicó que reducirá su plantilla de empleados y subcontratados mediante los despidos y la cesión de activos, un recorte gradual que concluirá después de 2017.

Anglo American opera ocho minas en Brasil, cuatro en Chile y una en Colombia, según su página web.

Si en 2013 contaba con 162.000 trabajadores, a finales de 2016 contará con 99.000, a finales de 2017 con 92.000, y "en el futuro" la cifra caerá a los mencionados menos de 50.000.

"Vamos a reestructurar radicalmente nuestra cartera, y en consecuencia el resultado neto que se espera es una reducción hasta unos 50.000 empleados", confirmó un portavoz de la empresa a la AFP.

"De todos modos, tenga en cuenta que eso incluye (a los trabajadores de) los activos que vamos a vender, así que los 85.000 puestos no desaparecerán porque muchos seguirán trabajando para los nuevos propietarios de las minas", añadió.

El grupo espera una depreciación de sus activos de entre 3.700 y 4.700 millones de dólares, y suspenderá los dividendos para el segundo semestre de 2015 y 2016.

"La gravedad del deterioro de los precios de las materias primas requiere medidas más audaces", dijo en un comunicado el gerente general Mark Cutifani.

El grupo minero planea reducir el número de divisiones de seis a tres: De Beers (diamantes), Industrial Metals y Bulk Commodities.

Anglo American quiere reducir su gasto en inversiones en 1.000 millones de dólares adicionales antes del fin de 2016.

Otra gran empresa minera, la angloaustraliana Río Tinto, también anunció el martes que reduciría sus inversiones en casi mil millones de dólares el próximo año, de 6.000 a 5.000 millones.

Las acciones de las empresas respondieron a los anuncios con una caída. Las de Anglo American perdían 8,37% a 338,1 peniques, el martes a las 11H35 GMT; las de la suiza Glencore perdían 8,36%; las de BHP Billiton un 5,15%, lo mismo que las de Río Tinto.

AFP