Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Mensajes privados de Puigdemont siembran la duda sobre su candidatura

Carles Puigdemont enseña algo en su teléfono móvil al dirigente de su partido Jordi Turull en presencia del entonces vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, durante una sesión del Parlamento de Cataluña, el 6 de septiembre de 2017 en Barcelona

(afp_tickers)

El líder independentista Carles Puigdemont admitió haber tenido momentos de duda sobre su candidatura a presidir nuevamente Cataluña, que dice mantener, tras la difusión por una televisión española de una serie de mensajes privados en los que parecía tirar la toalla.

El espacio del canal privado Telecinco "El Programa de Ana Rosa" publicó los mensajes enviados por Puigdemont la noche del martes a Toni Comín, antiguo miembro de su gobierno independentista que fue destituido en bloque por Madrid tras la fallida declaración de independencia del 27 de octubre.

En estos mensajes enviados a través de la aplicación de mensajería cifrada Signal, Carles Puigdemont asegura haber sido "sacrificado" y que el "plan de Moncloa", la sede del gobierno español, para impedir su investidura ha triunfado.

A cambio, los independentistas actualmente en prisión preventiva podrían ser liberados, según deja intuir.

La cadena obtuvo los mensajes filmando a escondidas la pantalla del teléfono de Comín, durante un acto del partido nacionalista flamenco N-VA en Bélgica, donde el exministro regional y Puigdemont se encuentran instalados esquivando una investigación en España por rebelión y sedición.

Al mismo tiempo que escribía estos mensajes, se publicó en las redes sociales de Puigdemont un vídeo donde aseguraba ser el único candidato posible a la investidura y pedía "unidad" al independentismo.

"Soy humano y hay momentos en los que yo también dudo", dijo Puigdemont reaccionando en un tuit donde no desmentía el contenido de los mensajes y señalaba que los periodistas deben respetar la privacidad. "No daré un paso atrás, por respeto, agradecimiento y compromiso con los ciudadanos", escribió.

Los mensajes se habrían enviado horas después de que el presidente del Parlamento catalán, el independentista Roger Torrent, aplazara la sesión de investidura de Puigdemont programada para el martes.

Torrent estimó que debía posponerla para poder investir a Puigdemont con "garantías" de que la resolución no fuera suspendida por la justicia o él no fuera detenido si intentaba asistir al debate.

El anuncio sorprendió al grupo parlamentario de Puigdemont, Juntos por Cataluña, que lamentó no haber sido informado, y también a la izquierda independentista radical CUP, que lo calificó de "grave error político".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes