Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, de 63 años, no tiene margen de error para intentar formar alianza de gobierno con los socialdemócratas, tras un primer fracaso en noviembre con los ecologistas y los liberales

(afp_tickers)

Más de tres meses después de las legislativas en Alemania, los conservadores de Angela Merkel y los socialdemócratas pondrán fin este jueves a cinco días de negociaciones para formar una alianza gubernamental, de la que depende en gran medida el futuro político de la canciller.

El resultado de esas conversaciones espinosas no se espera hasta bien entrada la noche.

Después de un primer fracaso en noviembre con los ecologistas y los liberales, la canciller, que lleva 12 años en el poder, ya no tiene margen de error si quiere gobernar otros cuatro años.

Para el politólogo Karl-Rudolf Korte, la dirigente de 63 años, debilitada tras obtener una victoria decepcionante en las elecciones de septiembre, "estaría acabada" en caso de nuevo revés.

Lo mismo ocurriría con su aliado Horst Seehofer, presidente del partido bávaro CSU, y con el líder de los socialdemócratas (SPD), Martin Schulz, que perdió parte de su autoridad desde los malos resultados de su formación en los comicios.

"Todas las miradas apuntan a los partidos y sus dirigentes", avisó el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.

Este peso pesado del SPD ya fue quien obligó a los responsables de su partido, que estaban dispuestos a permanecer en la oposición, a negociar con Merkel para evitar unas elecciones anticipadas que podrían beneficiar sobre todo a la formación de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD).

Según un sondeo publicado esta semana por la revista alemana Der Spiegel, AfD tiene el 14,5% de las intenciones de voto, un mejor resultado que el que obtuvo en las elecciones legislativas (12,6%).

- Cambio de escenario -

En 2013, los conservadores y los socialdemócratas tenían cuatro quintas partes de los escaños en el Bundestag. En aquel momento, había cuatro partidos representados en la Cámara Baja frente a los seis de ahora, tras el regreso de los liberales del FDP y la entrada de AfD.

Los conservadores y el SPD, que gobernaron juntos en dos ocasiones durante los 12 últimos años, prometen cada uno "una nueva política" adaptada a la época actual, a pesar de sus grandes divergencias en determinados asuntos.

Los derechistas, en particular la CSU que ha comenzado su campaña para las elecciones regionales de finales de año, exigen un endurecimiento de la política migratoria y una reducción limitada de impuestos para todos.

El SPD defiende, por su parte, una flexibilización de la reagrupación familiar para los refugiados, inversiones en educación y en infraestructuras y un mayor apoyo a las clases medias y desfavorecidas.

- La incógnita del SPD -

Los posibles socios avanzaron sin embargo en determinados asuntos, como una ley sobre la inmigración cualificada, una cuestión clave para afrontar el envejecimiento de la población en la primera economía europea.

Según los medios locales, podrían ponerse de acuerdo este jueves sobre un documento que sirva de base a una futura cooperación gubernamental. Pero los socialdemócratas esperarán probablemente hasta el viernes para comunicar si recomiendan o no una nueva coalición.

Luego serán los delegados del SPD, reunidos en congreso extraordinario el 21 de enero, quienes deberán pronunciarse sobre unas negociaciones de mayor calado.

Y al final de todo el proceso, serán los militantes, poco partidarios de volver al poder con los conservadores, quienes deberán aprobar el contrato de gobierno.

"El escepticismo era y sigue estando justificado", declaró el miércoles un dirigente del SPD, Ralf Stegner.

"Creo que aún podemos evitar una gran coalición" entre los conservadores y el SPD, declaró el líder de las juventudes del SPD, Kevin Kühnert, en Der Spiegel.

Para los jóvenes del partido, hay que evitar que AfD sea la principal fuerza opositora en el Bundestag.

Si las negociaciones llegan a buen puerto, habrá que esperar hasta finales de marzo para que un nuevo ejecutivo tome las riendas del país, mientras Europa se impacienta.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP