AFP internacional

El mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, durante una ceremonia oficial en el complejo presidencial de Ankara el miércoles 26 de abril

(afp_tickers)

La relación entre la Unión Europea (UE) y Turquía se vio "muy afectada" por la reciente evolución política, afirmó el jueves la canciller alemana, Angela Merkel, un día después de las purgas masivas en ese país.

"La relación germano-turca, pero también la relación entre Europa [la Unión Europea] y Turquía, se vieron muy afectadas por los desarrollos de las últimas semanas", declaró la canciller en referencia a la reforma constitucional que refuerza los poderes del presidente turco y a las recientes purgas impulsadas por el poder.

Merkel, que hablaba ante los diputados alemanes en Berlín, pidió en particular al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que responda a las críticas expresadas tras el referéndum sobre la reforma constitucional.

Una misión conjunta de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europea (OSCE) y del Consejo de Europa estimó el 17 de abril, un día después de la consulta, que el referéndum no estuvo "a la altura de los criterios" europeos.

También señaló que la campaña se desarrolló en condiciones desiguales que favorecieron al campo del sí. "El Gobierno turco debe estar a la altura de este informe" y "responder a las preguntas" que plantea, dijo la canciller advirtiendo que "seguirá muy de cerca" los pasos que dará Ankara.

Merkel dio a entender que la evolución reciente en Turquía podría provocar una respuesta de la UE. "Vamos a discutir en la Unión Europea, con claridad e inteligencia, sobre las consecuencias precisas que estimamos apropiadas en el momento oportuno", dijo.

Berlín ya hizo saber que de momento no puede otorgar una ayuda económica que está negociando con Turquía. La canciller volvió a denunciar la detención en Turquía de una periodista germano-turca, Deniz Yücel, corresponsal del periódico alemán Die Welt y acusada de propaganda "terrorista" e incitación al odio.

"Para decirlo sin ambigüedad, cuando un poder ejecutivo, en este caso el turco, condena públicamente por adelantado, como se produjo en el caso de Deniz Yücel, esto no es compatible con un Estado de derecho", dijo Merkel.

Al mismo tiempo la canciller no quiere romper con Ankara. "No sería en el interés de los alemanes, que Europa rechace definitivamente a Turquía o que Turquía rechace a Europa", estimó.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, urgió este jueves a Turquía al "pleno respeto del Estado de derecho", un día después de las purgas masivas contra presuntos partidarios del predicador Fethullah Gülen, a quien Ankara acusa de urdir la intentona golpista de julio.

"Por supuesto que Turquía tiene el derecho de defenderse y de perseguir a aquellos que estaban detrás del golpe de Estado frustrado, pero esto debe hacerse en el pleno respeto del Estado de derecho", declaró Stoltenberg a su llegada a una reunión de ministros de Defensa de la Unión Europea en Malta.

Las autoridades turcas detuvieron el miércoles a más de 1.000 personas y suspendieron a 9.100 policías en una nueva purga, diez días después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se impusiera en un referéndum constitucional para reforzar sus poderes, denunciado por sus adversarios como una nueva deriva autoritaria.

Para el secretario general de la Alianza Atlántica, el bloque militar al que pertenece Turquía, Ankara "es un aliado clave por muchas razones, especialmente por su situación geográfica estratégica, en la frontera con Irak y Siria, con todos los problemas y violencia que nosotros observamos, pero también cerca de Rusia en el mar Negro".

"Turquía ha padecido muchos ataques terroristas (...) y también una intentona golpista", subrayó Stoltenberg, para quien "ningún otro aliado [de la OTAN] ha conocido tantos", apuntó.

AFP

 AFP internacional