Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, valora los resultados de la Unión Demócrata-Cristiana (CDU) en las elecciones regionales el 14 de marzo de 2016 en Berlín

(afp_tickers)

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró este lunes que mantendrá su política migratoria a pesar del fracaso de su partido en las elecciones regionales del domingo, en las que la principal formación antiinmigración recogió el voto de descontento con el Gobierno.

El portavoz de la canciller, Steffen Seibert, aseguró este lunes que "el Gobierno federal mantiene con todas sus fuerzas el desarrollo de su política con los refugiados a nivel nacional e internacional". "Se han hecho algunas cosas, otras están por hacer. En todo caso el objetivo es una solución europea común duradera para que el número de refugiados que llegan a cada país baje de manera considerable", añadió.

Merkel admitió este lunes que su país se beneficia del cierre de la ruta de los Balcanes a los migrantes, pero ésta no es una solución "duradera" a la crisis migratoria en Europa. "No hay duda de que Alemania se beneficia (del cierre de la ruta), pero que esta solución no es duradera, lo podemos ver en las imágenes que provienen de Grecia", dijo Merkel ante la prensa.

La semana pasada, Merkel había criticado categóricamente el cierre de la ruta de los Balcanes por la que pasan los migrantes que aspiran llegar al norte de Europa y que ha dejado bloqueados en Grecia a decenas de miles de personas. "Estoy firmemente convencida que (...) necesitamos una solución europea, que esta solución necesita tiempo. El número de refugiados (que lleguen a Alemania) ha bajado, el de refugiados que llegan a Grecia también, pero aún no hemos encontrado una solución duradera", señaló.

El partido de Merkel, la Unión Demócrata-Cristiana (CDU), quedó segundo en las elecciones de los estados de Baden-Wurtemberg (suroeste) y Renania-Palatinado (oeste).

En Sajonia-Anhalt (este), la CDU ganó, pero con el partido antiinmigración AfD pisándole los talones.

"Angela Merkel no se presentó en ninguno de estos tres estados, [y sin embargo] las elecciones se decidieron en parte por su política" migratoria, que polariza como nunca a Alemania, afirma el periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung.

La generosa política de acogida de los migrantes impulsada por Merkel —1,1 millones de refugiados llegaron en 2015 al país— fue el tema central de los debates electorales. Alternativa por Alemania (AfD) consiguió un importante resultado en las tres regiones, de entre el 12 y el 24%.

El mismo domingo, algunos altos responsables del Gobierno descartaron que la canciller, en el poder desde hace diez años, cambie su política migratoria y limite el número de refugiados que pueden entrar en el país.

"Tenemos una línea clara en la política con los refugiados y la mantendremos", dijo Sigmar Gabriel, vicecanciller y presidente del Partido Socialdemócrata (SPD), socio de la coalición de Gobierno.

El principal aliado político de Merkel, el presidente de la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, Horst Seehofer, dijo en cambio que se necesita un cambio de rumbo. "La principal razón [de los malos resultados de los candidatos de la CDU] es la política en materia de refugiados, no tiene sentido evitar hablar de ello", dijo tras una reunión de su partido en Múnich (sur). "No es posible que después de un resultado así digamos a la población: 'Seguimos como antes'", añadió.

El periódico Bild calificó el resultado de la CDU de "derrota rotunda", pero aseguraba que no se debe a los refugiados, porque en Baden-Wurtemberg y Renania-Palatinado ganaron, respectivamente, los Verdes y el SPD, que defienden políticas similares en esta cuestión. En la misma línea, el Tagesspiegel asegura que "el voto [en las regiones] tiene otras razones", principalmente locales.

Los resultados tampoco fueron buenos para el SPD, socio de Merkel en el Gobierno. En Renania-Palatinado, se impuso, pero en las otras dos regiones obtuvo menos del 15% y fue superado por el AfD.

El mal resultado también fragiliza la posición de Merkel en la Unión Europea, donde muchos estados miembros están en contra de su política de acogida de refugiados que huyen de la guerra, principalmente en Siria.

Merkel está impulsando medidas de acogida a nivel europeo y un polémico acuerdo con Turquía antes de un cumbre prevista el 17 y 18 de marzo. La canciller también criticó la política de cerrar fronteras de algunos países de los Balcanes, aunque su ministro del Interior, Thomas de Maizière, se felicitó por estas medidas, que han hecho bajar en un 33% las llegadas de migrantes a Alemania en enero y febrero.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP