Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, dando un discurso ante el Parlamento alemán, en Berlín el 25 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

La comunidad internacional debe lograr un acuerdo "vinculante" en la cumbre del clima de la COP21 que se inicia el próximo lunes en París, afirmó este miércoles la canciller alemana, Angela Merkel.

"Debemos lograr ponernos de acuerdo sobre un mecanismo de verificación vinculante en derecho internacional para que este siglo pueda ser llamado de forma creíble el siglo de la 'descarbonización'", dijo Merkel ante el Parlamento alemán. "Espero que esta conferencia sea un éxito, puede ser una maravillosa señal contra el terrorismo, contra la guerra, contra las causas de la huida" de refugiados en todo el mundo, dijo la canciller.

Según ella, la conferencia de París está "mejor organizada" que la de Copenhague en 2009, que fue un fracaso porque finalizó sin acuerdo.

La COP21 reunirá en Le Bourget, cerca de París, a unos 40.000 delegados de los 195 países representados, periodistas y expositores en una superficie de 16 hectáreas bajo protección reforzada.

Su meta es alcanzar un acuerdo que evite un calentamiento superior a 2ºC respecto al nivel de la era preindustrial a principios del siglo XIX. De lo contrario, el planeta quedará expuesto según los científicos a fenómenos extremos peligrosos como sequías, elevación del nivel de los océanos y desplazamientos de población.

- China no presentará nuevas propuestas -

El presidente chino, Xi Jinping, no presentará nuevas concesiones en la mesa de negociaciones de la conferencia de París, indicó este miércoles un diplomático chino. El año pasado, China prometió empezar a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero "alrededor del año 2030". En 2013, se estima que el gigante asiático emitió entre 9.000 millones y 10.000 millones de toneladas de dióxido de carbono, casi el doble que Estados Unidos.

Los líderes que acudirán a la apertura de la conferencia lo harán para "dar impulso político", pero "no estarán allí para negociar", dijo a la prensa el viceministro de Exteriores chino Liu Zhenmin. "En la conferencia de París no se trata de presentar nuevas propuestas. El objetivo es reducir las diferencias y alcanzar un acuerdo en base a las propuestas existentes", añadió. Liu dijo que Xi se reunirá con sus homólogos de Estados Unidos, Barack Obama, y de Francia, François Hollande, anfitrión de la cita.

China es el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, y será un actor clave en las negociaciones, en particular sobre el espinoso punto de si son los países desarrollados o los países en desarrollo los que deben acarrear con más responsabilidades. En ese sentido, Liu reiteró la posición china de que los países desarrollados deben cargar con una responsabilidad particular. "El cambio climático es el resultado de las emisiones históricas de los países desarrollados, y las responsabilidades y obligaciones de los países desarrollados y en desarrollo deberían diferenciarse", argumentó el viceministro de Exteriores.

- 11.000 policías movilizados -

Unos 11.000 policías fueron movilizados para garantizar la seguridad de la conferencia, que se inicia dos semanas después de los atentados yihadistas que ensangrentaron la capital francesa.

El ministro del Interior galo, Bernard Cazeneuve, precisó en conferencia de prensa que 8.000 policías y gendarmes fueron desplegados en las fronteras del país y que otros 2.800 serán destacados en el lugar de la conferencia en Le Bourget, en un suburbio norte de París.

En total, 147 jefes de Estado y de Gobierno son esperados el 30 de noviembre en París para participar en la apertura de la conferencia.

Las autoridades francesas temen la acción de grupúsculos de extrema izquierda en ocasión de la COP21, y el ministro recordó que los "prefectos pueden prohibir las manifestaciones en todo el territorio" en el marco del estado de emergencia vigente desde los atentados del 13 de noviembre en París, que dejaron 130 muertos. "En el contesto de amenaza muy elevada, el éxito de la COP21 pasa también por la seguridad óptima" de la reunión internacional, dijo el ministro.

Una gran manifestación por el clima prevista inicialmente el 29 de noviembre fue prohibida por el Gobierno tras los atentados, así como otra prevista el 12 de diciembre, al día siguiente del cierre de la COP21.

AFP