Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana Angela Merkel realizó sus declaraciones en el debate televisado previo a las elecciones del 24 de septiembre

(afp_tickers)

La canciller alemana, Angela Merkel, anunció este domingo su intención de poner fin a las negociaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea, durante un debate preelectoral alemán en el que la situación turca tuvo un papel central.

En un contexto de tensiones entre Berlín y Ankara, la canciller alemana endureció claramente su discurso respecto al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en el único debate televisado entre ella y su rival socialdemócrata, Martin Schulz, antes de las legislativas del 24 de septiembre.

Un duelo del que salió vencedora, según los primeros sondeos, reforzando aún más su posición de favorita para lograr un cuarto mandato en la cancillería.

"Está claro que Turquía no debe convertirse en un miembro de la Unión Europea", declaró Merkel, que se mostró dispuesta a "conversar" con sus socios europeos para lograr "una postura común sobre este punto" y tratar de "poner fin a las negociaciones de adhesión".

Para lograr su propósito, Merkel deberá convencer a todos los países de la UE ya que esa decisión sólo puede tomarse de forma unánime entre los miembros del bloque europeo.

"No creo que se produzca la adhesión y nunca pensé que eso fuera a ocurrir", insistió la canciller, añadiendo que la duda consistía en saber quién de Turquía o la UE sería el primero en "cerrar la puerta".

Las negociaciones entre Bruselas y Ankara, que comenzaron en 2005, llevan meses en punto muerto debido a la evolución política de Turquía, donde los detractores de Erdogan denuncian una deriva autoritaria del Estado.

- Tensas relaciones -

En los últimos meses, Alemania ha denunciado la purga realizada por el poder turco a raíz del fallido golpe de Estado de julio de 2016 y ha acusado a Ankara de detener por motivos políticos a 12 ciudadanos alemanes, entre ellos algunos que también tienen la nacionalidad turca.

El caso más emblemático fue el del germano-turco Deniz Yücel, encarcelado desde finales de febrero, al que Erdogan calificó de separatista kurdo y de "agente alemán".

El presidente turco suscitó además numerosas críticas en agosto al pedir a los alemanes de origen turco -cerca de tres millones de personas- que no votaran por los conservadores de Merkel ni por los socialdemócratas en los comicios de este mes.

Al mostrarse firme con Ankara, la canciller también logró segarle la hierba bajo los pies a Schulz, que pensaba distanciarse de ella durante el debate criticando a Turquía.

El líder socialdemócrata prometió que pondrá fin a las negociaciones de adhesión de Turquía si logra acceder a la cancillería.

- Merkel, vencedora -

El expresidente del Parlamento Europeo, de 62 años, necesitaba incomodar a Merkel y superarla en el debate televisado para esperar reducir la gran distancia que los separaba en los sondeos.

Schulz, un político elocuente y espontáneo, parecía favorito en el debate ante la ultrarracional Merkel, que no es adepta de ese ejercicio. Pero los primeros sondeos efectuados por los canales de televisión pública la situaron como vencedora.

Según el sondeo de ARD, el 55% de los encuestados opinó que Merkel había sido más convincente que su rival, frente al 35% que dio la victoria a Schulz.

Otra encuesta de ZDF, estableció una menor distancia entre los dos, pero también situó a la canciller en cabeza, con un 32% de convencidos, frente al 29% que opinó que Schulz había ganado el debate.

Parece, por tanto, poco probable que el debate ayude a los socialdemócratas a invertir la tendencia respecto a las intenciones de voto. El partido de Schulz, el SPD, tiene un retraso de unos 15 puntos respecto a los conservadores de la canciller, a tan solo tres semanas de las elecciones.

El debate transcurrió sin sobresaltos, a pesar de que los medios preveían que Schulz atacara frontalmente a la canciller, experta en esquivar los golpes y que sabe apoyarse en su buen balance económico.

El candidato socialdemócrata intentó poner en apuros a su adversaria al recordar su controvertida decisión de abrir las puertas del país a cientos de miles de migrantes en 2015. Pero el SPD gobierna en coalición con el partido de Merkel desde hace cuatro años y, por tanto, también se le puede considerar responsable de aquella decisión.

Por su parte, Merkel volvió a defender la apertura de las fronteras. Una decisión "justificada", según ella, por la situación humanitaria crítica de los migrantes.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP