Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, el 13 de julio de 2017, tras un Consejo de Ministros franco-alemán en París

(afp_tickers)

Francia y Alemania están en sintonía y así quedó demostrado este jueves en París, donde Angela Merkel y Emmanuel Macron acordaron desarrollar una "nueva generación" de aviones de combate y trabajar juntos para reforzar Europa.

El anuncio fue hecho este jueves tras un Consejo de Ministros franco-alemán en París, que reunió a ambos mandatarios y a sus respectivos gabinetes en el palacio del Elíseo.

Además de una serie de medidas acordadas entre sus ministros de Economía, Cultura y Educación, la propuesta de desarrollar juntos aviones de combate es una muestra de su ambición conjunta de dar un nuevo aliento al motor franco-alemán tras el Brexit.

"El objetivo de este proyecto común de un avión de combate es realizar juntos la investigación y el desarrollo, utilizarlo de manera conjunta y coordinar las exportaciones", agregó el mandatario francés, quien dijo que esta iniciativa es una "profunda revolución".

Europa construye actualmente dos aviones de combate: el Rafale, fabricado por la empresa francesa Dassault, y el Eurofighter, fabricado por un consorcio de empresas de Alemania, Reino Unido, Italia y España.

Macron obtuvo también el compromiso de que Alemania contribuirá en el financiamiento de la fuerza regional antiyihadista conjunta apoyada por París llamada G-5 Sahel, conformada por soldados de Mauritania, Chad, Malí, Níger y Burkina Faso.

Macron, quien fue electo el pasado 7 de mayo como presidente de Francia, aspira a una refundación histórica del bloque europeo, con una integración mayor en los ámbitos de defensa, seguridad e inmigración.

El presidente centrista proeuropeo quiere crear un ministerio de Finanzas, un Parlamento y un presupuesto propio para la eurozona. Para que esto sea posible, se necesitaría una modificación de los tratados actuales.

Pero, a tres meses de las elecciones legislativas en Alemania, será difícil para París y Berlín avanzar significativamente en estos temas, impopulares entre la opinión pública alemana, antes de estos comicios.

"No tengo nada contra un presupuesto de la zona euro (y) podemos hablar de la creación de un ministro europeo de Finanzas", apuntó Merkel, cuyo partido, la Unión Democrática Cristiana (CDU), parte como favorito.

- Frente Unido contra Trump -

Los dos líderes europeos destacaron también su posición común sobre el comercio y la lucha contra el cambio climático, dos temas en los que tienen importantes desacuerdos con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien también se encontraba este jueves en París para reunirse con Macron.

El mandatario francés dijo que París y Berlín "seguirán luchando por un lado contra todo tipo de proteccionismo y por otro lado contra cualquier intento de 'dumping' en el sistema internacional".

También dijo que se oponían firmemente a la decisión de Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo global de París sobre el calentamiento global alcanzado a finales de 2015.

El Brexit, junto con la llegada de Trump a la Casa Blanca, ha dado un nuevo impulso a la UE.

El bloque creó el mes pasado un fondo europeo de defensa con un presupuesto anual de 5.500 millones de euros (6.100 millones de dólares), sentando las bases de una cooperación militar durante mucho tiempo estancada.

La floreciente relación franco-alemana refleja esta nueva dinámica, aunque hay algunas divergencias.

Macron advirtió a Alemania que debe "moverse" para corregir las "disfunciones" de la eurozona.

El presidente francés aspira a que Alemania, con sus grandes superávits comerciales y cuentas públicas saludables, contribuya a un presupuesto de la eurozona que se utilizará para estimular el crecimiento y la inversión en los miembros más débiles del bloque con alto desempleo.

"Quiero que haya más coherencia en la zona euro, más convergencia", dijo Macron en una entrevista con el diario regional Ouest-France publicada este jueves.

"Francia debe reformar su economía para darle más vigor", pero Alemania, de su parte, "debe acompañar una reactivación de la inversión pública y privada en Europa", añadió.

Tras el consejo franco-europeo, Macron se dirigió al palacio de los Inválidos, donde acogió con una ceremonia militar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que realiza una visita de dos días en Francia.

Los dos presidentes cenarán en el restaurante Jules Verne de la Torre Eiffel junto a sus esposas, Brigitte y Melania. El viernes asistirán al tradicional desfile militar del 14 de julio en la avenida de los Campos Elíseos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP