Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, saludan a la multitud el 15 de mayo de 2017 en Berlín

(afp_tickers)

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron dijeron este lunes en Berlín estar dispuestos a cambiar los tratados para reformar la Unión Europea (UE), en crisis frente al ascenso de los partidos antieuropeístas.

"Desde el punto de vista alemán, es posible cambiar los tratados si tiene una utilidad", declaró a la prensa Merkel en Berlín, mientras que el jefe del Estado francés, a su lado, señaló que él "no tendría reparo" ante esta idea.

"El tema de los cambios de tratados fue un tabú francés, sobre el tema no lo habrá conmigo", dijo Macron.

Los dos mandatarios se expresaron ante la prensa al término de la primera visita al extranjero del flamante presidente francés, que viajó a Berlín tras su investidura el domingo.

Macron estima necesario, a futuro, un cambio de tratados, en particular para reformar el funcionamiento de la zona euro.

Pero Berlín se mostró hasta ahora reservado sobre el tema. En la memoria está presente el rechazo en Francia al proyecto de Constitución europea en un referéndum en 2005. La perspectiva de tener que ratificar un nuevo cambio de tratados en cada país miembro de la UE genera reticencia.

Las declaraciones de la canciller, prudentes, constituyen sin embargo un gesto y una señal de apertura hacia el nuevo presidente francés.

- 'Reforma histórica' -

El nuevo presidente francés pidió una "reforma histórica" de Europa, especialmente frente al aumento de los movimientos antisistema y antieuropeos y al riesgo de desintegración.

La reacción frente a estos fenómenos sólo puede hacerse con una "reforma histórica" de Europa, con reformas en Francia pero también con "un trabajo de convicción" de Angela Merkel en su país, dijo Macron en Berlín.

Los alemanes desconfían de los proyectos europeos del nuevo presidente francés. Temen que Alemania deba pagar aún más en la UE.

Al mismo tiempo, Macron buscó sosegar a Merkel, asegurando que estaba opuesto a la idea de una mutualización de las deudas del pasado de los países de la zona euro. Una línea roja en Alemania.

"No soy promotor de la mutualización de las deudas del pasado" en la zona euro, dijo Macron, ya que "ello conduce a una política de 'desresponsabilización'".

Llamó en cambio a abrir el debate con respecto a los proyectos de inversión de futuro.

"Lo que creo, es que necesitamos inversiones nuevas y por lo tanto pensar en qué mecanismos de inversión nuevos para el futuro y trabajar en una mayor integración para el futuro", subrayó Macron.

"Lo que necesita la zona euro, es una política voluntarista en términos públicos y privados y por lo tanto reflexionar en la forma de inyectar dinero nuevo", dijo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP