Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos migrantes iraníes protestan con los labios cosidos contra el desmantelamiento de la parte sur del campamento de refugiados conocido como 'la jungla' de Calais, en el norte de Francia, el 3 de marzo de 2016

(afp_tickers)

La crisis de los migrantes de Calais adquirió una nueva dimensión dramática con el gesto de coserse la boca de un grupo de iraníes en el campamento conocido como 'la jungla', parte del cual está siendo desmantelado por las autoridades francesas.

Un grupo de migrantes iraníes se cosieron la boca este jueves para protestar contra el desmantelamiento de 'la jungla' de Calais, como lo hicieron la víspera varios de sus compatriotas, constató la AFP.

Frente a las cámaras de la prensa y delante del dispensario de Médicos Sin Fronteras en la zona sur del campamento que está siendo evacuada, nueve iraníes se mostraron con la boca cosida y cosiéndosela. El grupo estaba formado únicamente por hombres, casi todos con el rostro cubierto por bufandas con agujeros hechos a la altura de los ojos. En una pancarta podía leerse: "Will you listen now?" (¿Nos escucharán ahora?).

El miércoles por la noche, ocho iraníes, según dos asociaciones de ayuda a los migrantes, dos según la prefectura, se habían cosido ya la boca. Lo hicieron porque "su cabaña acababa de ser destruida", según François Guennoc, de la asociación L'Auberge des migrants (La Posada de los migrantes).

Antes habían desfilado por una calleja del campamento portando pancartas con las frases "We are humans" (somos humanos) y "Where is your democracy? Where is our freedom?" (¿Dónde está vuestra democracia? ¿Dónde está nuestra libertad?)

La prefectura reaccionó en un comunicado afirmando que "tales hechos sólo pueden provocar una profunda emoción", pero recalcando que "nada justifica tales extremos cuando el Estado hace todo lo posible para sacar a los migrantes de las condiciones indignas en las que sobreviven en la zona sur" del campamento.

Las autoridades francesas desmantelan desde el lunes la zona sur de 'la jungla', inmensa villa miseria del norte de Francia en la que viven miles de migrantes, en su mayoría sirios, afganos y sudaneses que quieren irse a Gran Bretaña. Como en los días precedentes, las operaciones tenían lugar el jueves con la presencia de un importante dispositivo policial.

- Desmontando 'la jungla' -

El desmantelamiento de una parte del campamento de inmigrantes llamado 'la jungla' de Calais (norte de Francia) se reanudó este jueves, poco antes de una cumbre franco-británica que abordará la situación de esta gran villa miseria.

Iniciados el lunes, los trabajos, destinados a evacuar la zona sur del campamento, avanzaban más rápidamente que la víspera y se concentraban en un espacio ocupado hasta ahora por refugiados kurdos.

Como en los días precedentes, las operaciones tenían lugar con la presencia de un gran dispositivo policial de protección. Según las autoridades francesas, una hectárea ha sido evacuada en lo que va de semana, del total previsto de 7,5 hectáreas.

Este jueves por la mañana, la situación se tensó alrededor de una cocina colectiva denominada 'Harshran kitchen', creada a iniciativa de voluntarios británicos que ayudan a los migrantes. Refugiados del campamento trabajan en este espacio colectivo cuyos responsables afirman que sirven mil comidas diarias.

Sus encargados indicaron que no saben si el lugar será destruido, como los centenares de chabolas que fueron arrasadas desde el lunes. La justicia autorizó el desmantelamiento parcial del campamento pero excluyó los "lugares de vida", citando en particular lugares de culto y escuelas.

Las fuerzas policiales tomaron posiciones al lado de la "Harshran kitchen", en la que se encontraban varias decenas de personas, entre miembros de asociaciones y migrantes.

Entre 800 y 1.000 personas viven en el sector sur de 'la jungla que será desmantelado, pero las asociaciones estiman ese número en 3.450. El objetivo es recibirlas en albergues en Calais o en otras ciudades de Francia.

En todo el campamento hay entre 3.700 y 7.000 migrantes, en su mayoría sirios, afganos y sudaneses que quieren pasar a Gran Bretaña.

El presidente francés, François Hollande, y el primer ministro británico, David Cameron, se reunirán este jueves en una cumbre anual en la ciudad de Amiens, situada a unos 150 km de Calais.

Durante la reunión, Gran Bretaña va a oficializar una nueva ayuda financiera a Francia, de unos 20 millones de euros, para la gestión de la crisis migratoria de Calais, según el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Harlem Désir.

Londres aportó ya 60 millones de euros para mejorar la seguridad en los alrededores del puerto de Calais y del túnel de la Mancha, a través de los cuales los migrantes tratan de pasar a Inglaterra.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP