Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unas mujeres se hacen un selfie con su teléfono móvil frente al retrato de Mao Zedong, el 9 de septiembre de 2016 en la entrada de la Ciudad Prohibida en Pekín

(afp_tickers)

Miles de chinos desfilaron este viernes ante la momia de Mao Zedong para rendir homenaje al fundador de la República popular de China en el 40º aniversario de su muerte, un fervor que contrasta con el silencio del poder y los medios oficiales.

Como siempre, la multitud se congregó ante el mausoleo en la plaza Tiananmen, en el centro de Pekín, verdadero corazón político de China. Este 9 de septiembre había que esperar más de dos horas bajo el sol para entrar en el inmenso edificio, antes de pasar durante algunos segundos junto a los restos del dictador, ataviado con su célebre atuendo gris.

"Creí que el mundo entero se derrumbaría" tras su muerte el 9 de septiembre de 1976, asegura la señora Huang, que ha viajado a Pekín desde la lejana Shenzhen (sur) para este 40º aniversario.

Frente al mausoleo permanece siempre un retrato de Mao en la puerta Tiananmen que da acceso a la Ciudad Prohibida, el antiguo palacio de los emperadores.

Aunque muchos chinos ven en él al fundador de la 'nueva China' en 1949, su recuerdo está ensombrecido por la desastrosa política económica del 'Gran salto hacia adelante' (1957), causante de una hambruna que provocó decenas de millones de muertos, y después por la violencia totalitaria de la 'Revolución cultural' (1966-76), que aún traumatiza a muchos chinos.

A fines de los años '70 el partido comunista en el poder cerró así el debate sobre el legado de Mao: un 70% positivo y un 30% negativo.

Prueba de que la historia del 'Gran Timonel' suscita cierta incomodidad, ninguna conmemoración oficial fue organizada este viernes en el aniversario de su desaparición. La prensa estuvo igual de discreta.

- Mao, el nieto -

Únicamente la versión inglesa del muy nacionalista Global Times aprovecha para denunciar "la semblanza habitualmente hecha en el extranjero de Mao, presentado como un dirigente despiadado que hundió a China en el caos".

"El Gobierno chino preserva su herencia positiva y su imborrable papel en la historia del Partido comunista", se congratula el diario, que sin embargo advierte a quienes "lo reverencian como un dios e intentan ocultar todos sus errores".

Ante el mausoleo, dos viejos pekineses -que, de paso, piden a un extranjero que estudie el "pensamiento Mao Zedong"- dicen tener nostalgia de los años del "Gran Timonel", al compararlos con la época actual, dominada por el dinero.

Los dos hombres se interrumpen ante la llegada de Mao Xinyu, nieto de 46 años del dictador y general del ejército chino, que sube los peldaños del mausoleo para rendir homenaje a su abuelo, bajo los gritos de la multitud que intenta hacerle fotos. El hombre, corpulento, tiene un cierto parecido con su ilustre antepasado.

"Materialmente, la vida ha mejorado a lo largo de estos últimos 40 años", reconoce la señora Huang, la turista llegada de Shenzhen. "Pero ya no queda en ninguna parte la honradez y la humanidad de la época maoísta", asegura. "Ahora la gente sólo piensa en sí misma".

Para Wang, un hombre ya de cierta edad, "la vida sería sin duda mejor" si Mao viviera. "Era un gran hombre", asegura Wang, que recuerda que cuando era joven las visitas al médico eran gratuitas, los raros casos de corrupción eran severamente castigados, y no era necesario cerrar las puertas de las casas durante la noche.

"Ahora sólo cuenta el dinero", se lamenta.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP