La independencia de Escocia está "al alcance de la mano", declaró la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon delante de miles de manifestantes que se concentraron en Glasgow el sábado para exigir un nuevo referéndum al respecto.

"Las elecciones legislativas que tenemos el 12 de diciembre son las elecciones más importantes de nuestra época para Escocia. El futuro de nuestro país está en juego", declaró la líder del partido independentista SNP delante de los manifestantes, que ondeaban una multitud de banderas, la mayoría la escocesa azul y blanca, pero también la bandera independentista catalana.

La posibilidad de una Escocia independiente "está al alcance de la mano", insistió, y pidió a los electores que voten por su partido durante los próximos comicios.

Nicola Sturgeon quiere organizar un referéndum sobre la independencia en 2020, bajo el argumento de que el Brexit ha cambiado la situación desde el anterior referéndum en 2014, cuando un 55% de escoceses votaron en contra de una salida de Escocia del Reino Unido.

Este plebiscito "debe producirse el año próximo y nos estamos preparando", declaró el mes pasado en el congreso del SNP, en Aberdeen. Sturgeon piensa pedir la autorización al gobierno británico antes de Navidad.

Downing Street se opone a una nueva consulta popular, al considerar que los escoceses ya fueron consultados hace cinco años y que se trataría de un "acontecimiento único, organizado una vez por generación".

Sin embargo, el caso del Brexit se produjo entre tanto, alegó Nicola Sturgeon.

En 2014, uno de los argumentos a favor de que Escocia permaneciera en el Reino Unido era que en caso de escisión, esta nación perdería las ventajas de pertenecer a la Unión Europea (UE).

Dos años después, en el referéndum de junio de 2016 sobre el Brexit, el 62% de los escoceses se opuso a una salida del Reino Unido de la UE.

La concentración a favor de la independencia del sábado era la primera en la que participaba la primera ministra escocesa desde la campaña del referéndum de 2014.

Igualmente espera que en caso de victoria electoral del Partido Laborista, principal formación de la oposición en el Reino Unido, el nuevo primer ministro apoye su proyecto de un segundo referéndum. Pero el líder laborista, Jeremy Corbyn, declaró que una nueva consulta popular no era "ni necesaria ni deseable".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes