Miles de islamistas de todo el país se congregaron el viernes en Islamabad para pedir la dimisión del gobierno del primer ministro Imran Khan.

Las escuelas de la capital estaban cerradas por segundo día consecutivo e importantes atascos paralizaban la ciudad, en la que se habían desplegado 17.000 agentes de policía para controlar a los manifestantes.

Pese a que había grandes avenidas y entradas a la ciudad bloqueadas por las fuerzas de seguridad, miles de manifestantes lograron acceder al corazón de Islamabad y esperaban las instrucciones de los líderes religiosos.

"Protestamos para que estos líderes incapaces regresen a sus casas. Estamos desempleados y nuestras fábricas cierran", declaró a la AFP Abu Saeed Khan, de Peshawar, la gran ciudad del noroeste del país, situada a unos 200 km de Islamabad.

"Debemos lograr que dejen el poder", corroboraba Anas Khan, otro manifestante.

La manifestación, bautizada "marcha por la libertad", está dirigida por Fazlur Rehman, líder de uno de los grandes partidos islamistas del país, el Jamiat Ulema-e-Islam (JUI-F).

El religioso, el gran rival del primer ministro Imran Khan, pide su dimisión y la organización de elecciones.

Esta es la primera gran manifestación contra el gobierno de Imran Khan, que llegó al poder en 2018 tras unas elecciones que la oposición denunció como manipuladas.

La protesta de Islamabad tuvo momentos de tensión cuando los organizadores se negaron a que las mujeres participaran en la manifestación, lo que provocó duras críticas en las redes sociales.

Tampoco se permitió que las periodistas cubrieran la protesta.

"Parece que en la democracia que se pide en las calles, las mujeres no tendremos un lugar", lamentó la defensora de los derechos humanos, Marvi Sirmed.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes