Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varias personas intentan protger a otra en silla de ruedas mientras la policía antidisturbios utiliza un cañón de agua para dispersar una manifestación el 28 de noviembre de 205 en Estambul por la muerte del abogado kurdo Tahir Elçi

(afp_tickers)

Unas 50.000 personas asistieron este domingo en Diyarbakir, en el sureste de Turquía, a los funerales del abogado kurdo Tahir Elçi, quien murió la víspera, abatido durante un tiroteo entre la policía y unos hombres armados no identificados.

Varios abogados, vestidos con togas, llevaron el féretro, cubierto por la bandera kurda —roja, amarilla y verde— en medio de una multitud que enarbolaba una inmensa pancarta negra en la que estaba escrito "No te olvidaremos", indicó un periodista de la AFP en el lugar.

"Los mártires no mueren, Tahir Elçi es inmortal", coreaban en kurdo los manifestantes.

Tahir Elçi, una importante figura de la causa kurda en Turquía, murió el sábado por disparos en Diyarbakir cuando acababa de dar una reuda de prensa. Tras ofrecer unas declaraciones, estalló un tiroteo entre unos hombres armados y unos policías, en el que Elçi, presidente del colegio de abogados en Diyarbakir, recibió una bala en la cabeza. Por el momento, no se ha podido determinar si recibió un disparo de uno de los atacantes o si fue víctima de una bala perdida. Los partidarios de Elçi denunciaron un "asesinato", pero el primer ministro, el islamoconservador Ahmet Davutoglu, no lo ha confirmado.

Elçi, un prestigioso abogado defensor de la causa kurda y conocido por su moderación, fue juzgado recientemente por haber afirmado que el PKK, que lanzó una rebelión armada en 1984, no era una "organización terrorista". Por estas declaraciones, se enfrentaba a una pena de hasta siete años de cárcel por "apología del terrorismo".

Los combates entre las fuerzas de seguridad turcas y el movimiento rebelde se reanudaron en julio, tras dos años de tregua, haciendo estallar en pedazos las negociaciones de paz iniciadas a finales de 2012 para intentar poner fin a un conflicto que ha dejado más de 40.000 muertos desde 1984.

El líder de los rebeldes kurdos, Cemil Bayik, exhortó a la Unión Europea y a Estados Unidos a lanzar una iniciativa de paz para acabar con la "guerra civil" en curso, según él, en Turquía debido a la política adoptada por Ankara. El PKK figura en la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos y la UE. Pero, para Bayik, esto debe cambiar, tomando en cuenta el papel de los kurdos en la lucha contra la organización yihadista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, según sus declaraciones a la edición dominical del diario alemán Bild.

AFP