Navigation

Miles de rusos recuerdan en la calle la muerte del opositor Nemtsov

Una imagen de la manifestación en recuerdo del asesinato de Boris Nemtsov este sábado 27 de febrero en las calles de Moscú afp_tickers
Este contenido fue publicado el 27 febrero 2016 - 16:34
(AFP)

Miles de personas salieron a la calle este sábado en Moscú para conmemorar el primer año desde el asesinato del opositor Boris Nemtsov, que fue tiroteado cerca del Kremlin y cuyo crimen sigue sin resolverse.

Los manifestantes entonaban consignas en contra del gobierno de Vladimir Putin, fuertemente custodiados por la policía, que desplegó un helicóptero para vigilar el transcurso de la protesta.

En una jornada soleada, los manifestantes quisieron recordar a Nemtsov, un opositor al gobierno de Putin que fue asesinado por cuatro balazos en la espalda cuando regresaba a su casa con su novia, de nacionalidad italiana. Con banderas rusas, pancartas, fotos y flores los manifestantes recordaron al opositor muerto a los 55 años.

Nemtsov, exviceprimer ministro, fue uno de los protagonistas de la oleada de protestas que marcaron la campaña electoral de Putin en 2011-2012, entonces candidato para un tercer mandato como presidente. "Rusia será libre", "Rusia sin Putin", gritaban algunos participantes.

Según el Ministerio del Interior, la protesta congregó a 7.500 personas en Moscú, pero los periodistas de la AFP presentes contaban más de 20.000. En San Petersburgo, las autoridades contabilizaron otras 4.000 personas. "Su asesinato nunca fue esclarecido", recordó a la AFP una mujer que agitaba una pancarta que decía "Putin Kaput".

Unas semanas después del asesinato de Boris Nemtsov, que causó conmoción en todo el mundo, cinco sospechosos, todos ellos chechenos, fueron arrestados por la justicia rusa. Después los acusados denunciaron torturas.

Personas del entorno de Nemtsov aseguran que los ejecutores del crimen son personas cercanas al presidente checheno, Ramzan Kadyrov. Para los admiradores del opositor, éste fue abatido por orden de altos cargos del Fobierno con el fin de silenciar a los disidentes.

Algunas pancartas también denunciaban la crisis económica que sufre Rusia desde hace casi dos años. "La situación económica es cada vez peor. El apoyo al Gobierno se hunde. Todo esto va a terminar en una guerra civil, como hace 100 años", dijo Yevgeny Mishchenko, de 41 años. "El año pasado, todo cambió. Si esto continúa, va a haber otra Revolución de Otoño", proyectó.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo