Navigation

Miles de vidas salvadas en Asia por el confinamiento

Un voluntario de la Fundación Por Tek Tung se coloca una visera en el lugar de un accidente de tráfico en Pathum Thani, al norte de Bangkok, el 16 de mayo de 2020 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 20 mayo 2020 - 09:01
(AFP)

El confinamiento impuesto para frenar la propagación del coronavirus salvó, según los expertos, miles de vidas en Asia, gracias a una reducción de los accidentes de carretera, de los suicidios o de la contaminación. Pero esta tendencia podría rápidamente invertirse con el levantamiento de las restricciones.

- Carreteras más seguras en Tailandia -

Tailandia registra el segundo índice de mayor mortalidad viaria después de Libia, según un estudio de la Organización mundial de la salud (OMS), y sus carreteras están entre las 10 más peligrosas del planeta.

Al prohibir durante varias semanas la venta de alcohol e imponer un toque de queda aún en vigor para frenar la propagación de la pandemia de covid-19, las autoridades han logrado una temporal victoria en materia de seguridad viaria.

A mediados de abril, durante la semana del Año nuevo tailandés (Songkran), habitualmente el más mortal, el número de muertos en carretera cayó un 60% (167 muertos contra 386 en 2019), según estadísticas del gobierno.

Aunque las bebidas alcohólicas siguen a la venta, la tendencia se mantiene. Tras la crisis "la gente bebe menos y es menos temeraria en las carreteras", estima Banjerd Premjit, jefe de un equipo de socorro de urgencia en la provincia de Pathum Thani, no lejos de Bangkok.

Por ello, baja también la producción de ataúdes en un país donde solamente se han producido 56 decesos por el coronavirus. En la empresa Suriya Coffin, ahora se producen "100 ataúdes por mes en lugar de los 300 habituales", relata Thanata Poonau, empleado de esta empresa.

- Menos suicidios en Japón -

El número de suicidios en Japón se ha reducido con la pandemia, cayendo en abril un 20% anual, según la agencia nacional de policía.

Para explicar esta reducción, los expertos citan los efectos benéficos del confinamiento, aún ampliamente respetado en Tokio y las regiones más urbanizadas del archipiélago.

El teletrabajo por ejemplo reduce la presión de los jefes sobre los empleados, elimina los trayectos domicilio-trabajo y aumenta el tiempo de vida familiar, lo que mejora la calidad de vida.

Pero los expertos abogan por la prudencia. Los suicidios podrían volver a aumentar ya que el país está sumido en la recesión por primera vez desde 2015 y, como otras naciones, se apresta a hacer frente a una gran crisis económica y social.

En marzo de 2011, tras el terremoto y el tsunami posterior, los suicidios disminuyeron inicialmente antes de aumentar claramente después.

- Caen los crímenes en India -

Aunque es demasiado pronto para tener una tendencia global, las primeras cifras dan cuenta de una disminución de los crímenes en algunas regiones de India desde el inicio del confinamiento, el mayor del mundo con 1.300 millones de personas implicadas.

En el Estado de Kerala, región turística del sur, "los asesinatos han disminuido claramente respecto a hace un año, igual que las violaciones, que cayeron un 70%", según Pramod Kumar, portavoz de la policía local.

Igual ocurre en Nueva Delhi y otras grandes ciudades.

Pero esta tendencia tiene el reverso de la violencia doméstica. Las denuncias por violencia en el hogar se han más que duplicado, según datos de la Comisión nacional para las mujeres.

- Menos contaminación en China -

La pandemia, al provocar el cierre temporal de fábricas, ha limpiado durante semanas el cielo de las ciudades chinas con niveles de dióxido de nitrógeno inferiores en 30% en los dos primeros meses del año en las zonas más industrializadas del país.

Esta reducción, así como el retroceso de partículas finas habría permitido evitar a mediados de febrero la muerte de 12.125 personas en el país, en particular por enfermedades cardiovasculares, según un estudio publicado a mediados de mayo por la revista científica británica The Lancet.

Pero esta tendencia habrá durado poco. Con el levantamiento progresivo de las restricciones y la vuelta al trabajo, varios centros industriales intentan recuperar el tiempo perdido.

En abril, los niveles contaminantes tóxicos en el aire eran incluso más elevados que en el mismo período del año anterior, según datos de Greenpeace China.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.