AFP internacional

Trabajadores de la mina de cobre Escondida al inicio de la huelga indefinida que llevan a cabo en Antofagasta, Chile, desde el 9 de febrero de 2017

(afp_tickers)

La Mina Escondida, la mayor productora privada de cobre del mundo, acusó a los trabajadores que se encuentran en huelga desde el jueves de impedir el ingreso a las faenas de otros operarios y levantar barricadas en la entrada del yacimiento.

Unas 300 personas salieron encapuchadas el sábado desde el campamento que instalaron los mineros en huelga fuera del yacimiento e ingresaron a las instalaciones y obligaron a un grupo de trabajadores a contrata "bajo amenaza, a abandonar la faena de manera abrupta", según un comunicado de Mina Escondida difundido la noche del domingo.

"Activamos inmediatamente el plan de contingencia, logrando trasladar de forma rápida y segura a los trabajadores contratistas afectados hasta Antofagasta", manifestó Patricio Vilaplana, Vicepresidente de Asuntos Corporativos de Minera Escondida.

Los encapuchados también abrían activado los sistemas de alarma de incendio en el complejo minero, "generando destrozos y hurtos de especies" y "cortaron el suministro eléctrico, dejando fuera de servicio las cámaras de vigilancia y sistema de verificación de ingreso", agregó el comunicado.

Los trabajadores también realizaron bloqueos e instalaron barricadas, impidiendo el ingreso del personal externo.

El sindicato de trabajadores de Escondida no se refirió a las acusaciones lanzadas en el comunicado de la empresa minera.

Los trabajadores en huelga exigen un reajuste salarial del 7% y un bono de unos 39.000 dólares, lo cual fue rechazado por la empresa.

Escondida, cuyo mayor controlador es la australiana BHP Billiton, produce 679.000 toneladas de concentrado y 312.000 toneladas de cátodos de cobre anuales, y responde por el 5% de la oferta global.

La mina se encuentra a 3.100 metros de altitud, en el desierto de Atacama, en el norte chileno.

AFP

 AFP internacional