Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista aérea de la principal calle de Bara da Tijuca en Rio de Janeiro, en Brasil el 28 de junio de 2014

(afp_tickers)

Las tres grandes agencias de calificación financiera del mundo consideran la deuda de Brasil como especulativa, después de que este miércoles la británica Moody's le quitara el sello de buen pagador al gigante en recesión.

Moody's redujo en dos peldaños la nota crediticia de la séptima economía mundial, golpeada por una profunda crisis económica y política, de Baa3 a Ba2, y la colocó en perspectiva negativa, lo que implica que podría haber nuevos cortes.

El mercado esperaba esta rebaja. Standard & Poor's y Fitch retiraron a Brasil el preciado grado de inversión el año pasado, dejándolo en un estado de gran vulnerabilidad, porque los grandes fondos de capital no pueden invertir en países cuya deuda soberana es considerada especulativa por dos o más agencias.

"Esta nueva rebaja no debe tener ningún impacto adicional desde el punto de vista económico. Es simplemente la equiparación a la misma nota que ya había dado Standard & Poor’s hace algunas semanas y ya era esperado. No es una sorpresa", explicó a la AFP Silvio Campos Neto, economista de la consultora Tendencias en Sao Paulo.

"Las condiciones económicas ya son bastante negativas en Brasil, no es esta rebaja lo que traería un impacto adicional negativo, porque la situación ya es bastante mala para los próximos meses", añadió.

Con todo, la Bolsa de Sao Paulo caía 2,60% hacia las 13h00 (16h00 GMT).

- Alza improbable -

Moody's justificó la medida en las "perspectivas de un mayor deterioro en las métricas de la deuda en un ambiente de bajo crecimiento, donde probablemente la deuda pública supere el 80% del PIB en los próximos tres años".

La agencia también cita en un comunicado el desafiante escenario político en el país, que al igual que durante todo el 2015 dificulta la aplicación de reformas y el ordenamiento fiscal en una economía que según analistas de mercado retrocedió un fuerte 3,8% en 2015.

El Gobierno espera una contracción de la economía del 2,9% en 2016, mientras proyecciones privadas pronostican una caída del 3,4%. De confirmarse esos pronósticos, rasil viviría su primer bienio recesivo desde 1930-31.

"La rebaja a Ba2 pretende capturar el deterioro actual, mientras que el panorama negativo contempla los riesgos de un mayor deterioro en el perfil crediticio de Brasil, producto de choques macroeconómicos, una mayor disfuncionalidad política o la necesidad de sostener entidades públicas", añadió Moody's.

El Ministerio de Hacienda dijo en un comunicado que espera que la rebaja de Moody's sea "temporaria" y que las decisiones de las agencias no alteren su compromiso de realizar un ajuste fiscal que le permita estabilizar la "trayectoria de la deuda pública y la recuperación de la economía brasileña en el mediano plazo".

Aunque Moody´s señaló que una mejora de la nota de la deuda soberana de Brasil "es muy improbable" en el corto plazo.

"Claro que Brasil tiene condiciones para recuperar las notas perdidas, pero no será en los próximos años, por lo menos no en los dos o tres años siguientes. Es muy posible que Brasil vuelva a tener condiciones de recuperar sus notas a partir de 2019 o 2020, ya que el riesgo es que en 2016 todavía el país pierda una nota más", estimó Campo Neto.

- Choque legislativo -

El Gobierno ha tenido dificultades para lograr que el Congreso apruebe un programa de ajuste para ordenar las cuentas públicas, sobre todo su intento de reactivar un viejo impuesto a las transacciones financieras.

Después de la última rebaja de S&P, que hundió a Brasil aún más en la categoría especulativa, el Gobierno anticipó la semana pasada un ajuste de 23.400 millones de reales (5.800 millones de dólares o 5.262 millones de euros al cambio actual).

Pero al mismo tiempo, flexibilizó la meta fiscal -que estaba fijada en +0,5% del PIB- creando una banda que permitiría un déficit primario de hasta casi el 1% del PIB, lo cual despertó críticas del mercado.

El debate en el Congreso se realiza en paralelo al proceso de juicio político que puede costarle la presidencia a Dilma Rousseff, aún en una etapa inicial.

Un fallo de las autoridades en conseguir un equilibrio fiscal "será asociado a un fracaso colectivo por parte del gobierno y el Congreso para diseñar una estabilización y agenda de reforma para el año próximo, conduciendo a mayores pérdidas en la confianza de los inversionistas, erosión de amortiguadores externos y alto nivel de incertidumbre política", advirtió Moody's.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP